jueves 19/5/22
undefined
Pelea ilegal de perros. EFE

Un policía ha revelado en el juicio contra los supuestos integrantes de una red que organizaba peleas ilegales de perros la jerga específica que empleaban este tipo de delincuentes, con términos como "convención", "fiesta" y "topar", "que se refiere a un bautismo en la lucha o a un entrenamiento sin llegar a matar". Se trata del testimonio de uno de los agentes que formó parte de la investigación y de la detención de los acusados, que ha testificado en la Audiencia Provincial de Madrid.

Ante el tribunal, ha explicado los términos que se empleaban entre los integrantes como "convención" o "fiesta" para referirse a los eventos en los que competían los animales. "Los perros tenían que cumplir un peso determinado que se pactaba previamente por contrato y, en caso de no cumplirse el día de la competición, había que pagar una multa, que se conocía como 'forfate'", ha añadido.

Al comienzo del macrojuicio el pasado 7 de marzo, 19 de los 23 acusados pactaron un acuerdo de conformidad con la Fiscalía a cambio de una reducción de la petición de pena inicial, que era de entre siete años y cuatro meses y tres años y cuatro meses de prisión. Solo cuatro acusados no llegaron a un acuerdo con el fiscal: el presunto cabecilla, su hija y dos veterinarios que presuntamente se dedicaban a facilitar el soporte documental necesario para la identificación, transporte y tenencia de los perros, además del suministro de medicamentos para los animales.

Otros agentes han asegurado que en los registros de varias de las fincas de los acusados en las localidades madrileñas de Batres y Fuente el Saz del Jarama, hallaron drogas, medicamentos ilegales y "restos de perros fallecidos". Durante la sesión se han visionado unas imágenes de peleas de perros, entre las cuales se encontraban varios de los acusados participando o entrenando a los propios animales.

En algunas aparecía uno de los acusados mientras maltrataba y mataba a varios de los cachorros de los perros competidores, además de diferentes tomas de los animales entrenando en cintas de correr con cadenas al cuello y señuelos como gatos o gallinas para que corriesen más, llegando a estar hasta una hora en dichas cintas, según dice uno de los acusados en las imágenes.

Los acusados operaban a nivel nacional, regional y local con grupos que estaban "interconexionados" y tenían ramificaciones a nivel internacional para participar en peleas fuera de España, según el Ministerio Público. La red criminal fue desmantelada por la Policía Nacional en 2017 mientras celebraba una pelea de perros en Güímar (Tenerife), una operación en la que detuvieron a ocho de los acusados y rescataron a 226 perros, la mayoría en grave estado de salud, de los que 42 acabaron muriendo. La vista continuará este miércoles con los testimonios de los peritos. 

Peleas ilegales de perros: animales drogados y gatos como señuelo