martes. 29.11.2022

Los pequeños transportistas denuncian que las empresas cargadoras «siguen sin ofrecer ni pagar unos precios que den realidad a los costes que verdaderamente den lugar a una economía justa, sana y viable», así como la pasividad de la Administración en el control de la aplicación de la ley.

Por ello, en una carta enviada a finales de octubre a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, la plataforma sugería un lista de cambios (copiados del código de transportes francés) al real decreto ley de agosto para conseguir que éste logre los objetivos buscados.

El ministerio se comprometió el pasado jueves, en una reunión con la dirección de la plataforma, a «reforzar» las inspecciones para garantizar que los transportistas no trabajen por debajo de sus costes y aprobar, en las próximas semanas, un plan de inspección 2023, que incluirá por primera vez una línea de actuación específica para el control de precios, morosidad y carga y descarga, de acuerdo con la normativa aprobada.

La plataforma pidió que dichos anuncios de compromiso se recogieran en un documento firmado antes de la medianoche de este domingo, a fin de que los transportistas sepan que se van a cumplir y en qué plazo, para poder valorar la desconvocatoria del paro, lo que no ha sucedido, por lo que la movilización sigue adelante.

Durante la primera jornada de paro, este lunes, los transportistas participarán en una manifestación en Madrid que hará un recorrido a pie desde la plaza de Carlos V (Atocha) hasta el Ministerio de Transportes, y en la que la plataforma espera que participen también asociaciones de otros sectores como la agricultura, ganadería y hostelería.

Los centros de distribución y logísticos comienzan a planificar acopios de mercancía, poor temor un otoño agitado.

Los pequeños transportistas ante la pasividad con las normas