miércoles. 10.08.2022

La mente más brillante de la Ebau en León estudiará Periodismo

Tras ponderar sus notas de Bachillerato con la Ebau, Martín Benavides y Alejandro del Palacio se quedaron a muy poco del 14, la máxima nota posible
undefined
Martín Benavides exhibe la mejor nota conseguida por un bachiller en León tras la Ebau. FERNANDO OTERO

Martín Benavides y Alejandro del Palacio se han quedado a tan sólo unas centésimas de conseguir la perfección tras ponderar sus resultados en la Ebau con la nota del Bachillerato. Unas centésimas que, a pesar de la alta competitividad para conseguir los grados a los que se enfrentan sus compañeros en las carreras con más demanda, a ellos les ha permitido matricularse en los títulos con los que siempre han soñado desde pequeños, vocaciones que cumplirán tras estudiar Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid y el doble grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad de Santiago. Los dos, proceden de institutos públicos. Junto con ellos, también obtuvieron muy buenos resultados Beatriz Negro Pregigueiro, Instituto de Fuentesnuevas, de Ponferrada, y Paula Martino Fernández, del Colegio Divina Pastora de la capital leonesa.

Martín Benavides, que estudió en el instituto Eras de Renueva, logró un 10 en la fase general de la Ebau. Una nota redonda que tras hacer el cálculo con todas las asignaturas a las que se presentó en las decisivas pruebas y el Bachillerato le llevó a alzarse con un 13,94 sobre catorce.

Su sueño ahora es convertirse en periodista radiofónico. «En mi casa siempre está la radio encendida y siempre me ha gustado mucho. He cogido el doble grado para que así, Comunicación Audiovisual me abra más puertas», señala este joven que reconoce que el «plato fuerte» de este verano ya lo ha tenido en un viaje a Mallorca con sus amigos y que a partir de ahora se relajará y se irá con sus padres de vacaciones mientras se vuelca en la autoescuela para sacarse ya el examen práctico del carné de conducir.

DL24P8F2-13-01-12-3
Alejandro del Palacio, con camiseta naranja, aupado por sus amigos. RAMIRO

Con el piso ya reservado en Madrid, el joven de Veguellina de Órbigo Alejandro del Palacio se dedicará este verano «a disfrutar mucho, evadirme y pasar tiempo con mis amigos, porque ahora nos vamos cada uno a una parte». Él a Madrid, a estudiar Medicina con su 13,87 bajo el brazo y, además, con la matrícula universitaria ya pagada tras conseguir matrícula de honor en el Bachillerato, que estudió en instituto de Veguellina de Órbigo. «Desde pequeños siempre he querido estudiar Medicina, me encanta la anatomía, el cuerpo y en clase me gustaba hacer disecciones. Es una profesión de la que me gusta tanto el lado científico como el humano, poder ayudar a las personas en cuestiones tan serias como la propia vida», relata el joven, para explicar que a pesar de que ni su padre ni su madre tienen un trabajo vinculado a las Ciencias de la Salud, él y su hermana han apostado por esta rama.

Los dos alumnos coinciden en señalar que no se esperaban la ‘notaza’ que finalmente lograron. «Todos nos hemos sorprendidos», incide Benavides, para incluir tanto a sí mismo como a sus padres, que ambos son profesores ante su 10 en la Ebau. «Esa mañana no se me va a olvidar, porque el examen de Química no me salió muy bien y estuve toda la semana pensando, hasta que me dieron los resultados, si me presentaba o no la Ebau de julio para subir nota. Me puse a llorar muchísimo», pero finalmente, Alejandro del Palacio se sorprendió también gratamente con los resultados para conseguir en la selectividad un 9,970.

«No quiero decidir aún algo, porque hasta que no empiezas la carrera o haces el MIR no lo tienes claro, pero por ahora me gustaría especializarse en Oncología, porque el cáncer es la enfermedad de este siglo», señala el futuro médico, quien aconseja a los alumnos que estudian Bachillerato a que no vayan nervios la Ebau. «Por lo que yo he vivido, durante el curso no debes tratar de estudiar sólo para un examen. Tienes que estudiar y repasar de vez en cuando porque después tendrás otro examen, la Ebau, y si tratas de llevarlo más preparado y eres más constante la Ebau no es tan difícil», indica el futuro estudiante de Medicina para animar a los que le seguirán en la temida selectividad.

Buenos resultados

Martín Benavides dedicó las dos semanas que separan el fin del Bachillerato con el inicio de la Ebau a estudiar «un rato cada día, todos los días». «El 10 no me lo esperaba, sabía que me habían ido bien los exámenes, pero no tanto, ¡tanto no!», indicó este joven que aunque es un apasionado del Deporte está abierto a trabajar en cualquier sección de un medio de comunicación. Apasionado de los programas de actualidad radiofónico, está al tanto de la actualidad a través de los periódicos digitales.

En la primera convocatoria de la Ebau, celebrada en junio, estaban inscritos 2.007 estudiantes, de los que finalmente se presentaron 1.969. El porcentaje de aprobados fue del 98,13%. En el caso de la convocatoria extraordinaria, celebrada este mismo mes de julio, se presentaron 364 estudiantes entre León y Ponferrada, de los que aprobaron la prueba el 88,61%. La nota media en esta última cita fue de 5.38 y la media el expediente del Bachillerato con la que concurrieron los estudiantes fue de un 6.33, con lo que tras la ponderación, resultó un 6.10.

El Eras y Veguellina
Uno es de letras y el otro de ciencias, pero ambos estudiaron en institutos de la red pública

Los dos últimos cursos en el instituto los estudiantes se vuelcan para conseguir la nota que les permita acceder a los estudios con los que quieren labrarse el futuro. Unos estudios que, en función de la demanda, tienen unas nota de corte más elevadas. Sólo en la Universidad de León una decena de los títulos que se imparten exigen más de doce puntos de los catorce máximos que se pueden conseguir. Todo ellos compiten para conseguir una plaza a nivel nacional, ya que independientemente de donde se presenten a la Ebau o hayan estudiado su Bachillerato, pueden optar a cualquier universidad del país. Por este motivo, cada vez son más las voces que exigen una convocatoria única: el mismo día, con las mimas preguntas y los mismos criterios de corrección, a nivel nacional.

La mente más brillante de la Ebau en León estudiará Periodismo