domingo 5/12/21
La Casa de Cultura albergará paneles fotovoltaicos para una energía sostenible. RAMIRO
La Casa de Cultura albergará paneles fotovoltaicos para una energía sostenible. RAMIRO

La utopía de convertir el barrio obrero y superenvejecido de Pinilla en una ciudad del bienestar va dando pasos para convertirse en realidad. El ambicioso proyecto se comenzó a tejer en 2018 con la visión del arquitecto Óscar Ares, que rediseñó la zona para que especialmente los mayores disfruten de una buena calidad de vida. Supone intervenir en un entorno de 938 viviendas donde residen 1.485 vecinos, pero no solo para mejorar sus fachadas y darles un barniz moderno, sino para aplicar un planteamiento urbanístico más profundo que llegue a facilitar la vida a los vecinos borrando de su vista barreras, salpicando el entorno de espacios verdes e ideando un ‘cerebro’ que canalice y gestione todas las ayudas que puedan necesitar, desde teleasistencia a comida, supervisión médica u ocio desde la Casa de Cultura.

Si hace una semana se materializaba el inicio de la rehabilitación de las viviendas incluidas en la primera fase del Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) en la calle Profesor Cordero del Campillo, ahora se ‘atacará’ al futuro cerebro de la zona, la casa de cultura, y los pulmones, el parque Burbia.

La intervención, de 261.000 euros, permitirá modernizar al edificio con una energía sostenible y limpia gracias a la instalación de placas solares, y reurbanizar el entorno para eliminar todo tipo de obstáculos a los ciudadanos que quieran desplazarse para no tropezar con bordillos o escalones.

Reactivar la zona
El 45% de los 1.485 vecinos supera los 65 años y quieren seguir residiendo en sus viviendas, que se arreglarán

El parque está situado en la zona sur, limitado por las calles Órbigo, Duerna y Burbia y constituye el punto central de confluencia de las calles radiales que configuran esta zona del barrio de Pinilla. Está constituido por varias superficies ajardinadas, una zona deportiva con una cancha deportiva descubierta y una zona de juegos infantiles. Tiene una forma semicircular y en su zona central aloja el Centro de Salud, que actualmente está en proceso de reforma, mientras la Casa de Cultura se sitúa al norte en la calle Vitoriano Crémer. Los estudios con geógrafos, sociólogos y cámaras termográficas mostraron que Pinilla sí puede adaptarse como ciudad de bienestar y salud para los mayores.

Un modelo a exportar

Una experiencia piloto para un modelo a exportar en una provincia y un país tremendamente envejecidos, donde colaboran la Junta, el Ayuntamiento de San Andrés y el Ministerio de Fomento con casi dos millones. En mente, sobre todo, la reactivación de la zona, que posee un elevado índice de mayores de 65 años (el 45%) que residen en un conglomerado de casitas y edificios. Como el 94% de ellos manifestó su deseo de continuar en su vivienda a pesar de sus numerosas deficiencias, aunque no puedan subir las escaleras, tengan humedades y malos sistemas de calefacción, se pensó en aunar esfuerzos para adaptar sus hogares y su entorno.

De hecho, el coste de rehabilitar 500 viviendas equivale a construir una residencia de 60 plazas. La primera convocatoria de ayudas de 510.820 euros (15.963 euros por vivienda) ya está en marcha dentro del Plan Especial de Reforma Interior (Peri) y ahora se suma la mejora del entorno urbano con otros 261.000 euros.

Pinilla avanza como ciudad del bienestar con obras en el parque y la casa de cultura
Comentarios