lunes 12/4/21
Un proyecto ambicioso

Pinilla, de barrio obrero a paraíso de los jubilados y miniciudad de bienestar

El Colegio de Arquitectos y San Andrés impulsan un concurso de ideas para reurbanizar la zona
Vista nocturna de la zona de pequeñas viviendas del barrio de Pinilla. SECUNDINO PÉREZ

El ambicioso proyecto que pretende convertir el barrio obrero y sobreenvejecido de Pinilla en una zona para disfrutar de una jubilación dorada sigue adelante. La idea es intervenir en un área de 938 viviendas, donde residen 1.485 vecinos en varias fases, no solo para mejorar sus fachadas y darles un barniz moderno, sino para aplicar un planteamiento urbanístico más profundo que llegue a facilitar la vida a los mayores.

Así que se eliminarán barreras, se incrementarán los espacios verdes y se rediseñará la Casa de Cultura como cerebro de la zona para que canalice las ayudas que pueda necesitar la población, desde teleasistencia a comida, supervisión médica u ocio. El ARRU de San Andrés del Rabanedo, el Ministerio de Fomento y la Junta intentará dar a los mayores de Pinilla una cuarta edad cargada de esperanza, comodidades y servicios. La meta es que se sientan a gusto, atendidos y con las comodidades de un hotel en sus propias casas.

Dos millones
La idea es «amabilizar» un área de 938 viviendas donde reside un 65% de personas mayores

Sobre todo, porque además del elevado índice de mayores de 65 años (el 45%) que residen en este conglomerado de casitas y edificios, el 94% de ellos desea continuar en su vivienda a pesar de sus numerosas deficiencias de humedades, escalones y mala accesibilidad. El artífice del plan director es el arquitecto Óscar Miguel Ares, quien tras dos años de estudios con geógrafos, sociólogos y cámaras termográficas, está convencido de que este barrio puede convertirse en una «mini ciudad de bienestar y salud para los mayores». El coste de rehabilitar 500 viviendas equivale a construir una residencia de 60 plazas, así que pretende convertir zonas no funcionales en comunidades de mayores. Cambiar los hogares sin abandonarlos.

Para llevar a la práctica su planteamiento de zonas con más arbolado, plazas de reunión y «amabilizar» un espacio que impulsó el gobernador franquista Carlos Pinilla en los años 40 cuando ni se soñaba con las energías renovables, ahora el Colegio Oficial de Arquitectos de León organiza con el Ayuntamiento un concurso de ideas para seleccionar la mejor propuesta de reurbanización y rehabilitación del barrio. El ganador recibirá la adjudicación del encargo del proyecto de ejecución y la dirección de obra que adjudicará San Andrés. El plazo de presentación de las ideas o propuestas finalizará el próximo día 19 de abril. La documentación se entrega en la Oficina Técnica del edificio Área Joven, en horario de atención al público. La utopía está en marcha y con pequeñas intervenciones se podrá aumentar un 40% las zonas verdes; conectar los hogares o ampliar las puertas para el paso de sillas de ruedas.

Pinilla, de barrio obrero a paraíso de los jubilados y miniciudad de bienestar
Comentarios