viernes 22/1/21

Planificación empresarial y fiscal en el nuevo escenario

Marcelino Blanco, director de Planificación Patrimonial de Andbank. RAMIRO
Marcelino Blanco, director de Planificación Patrimonial de Andbank. RAMIRO

«2020 no ha sido un año más». Además de enseñar lo vulnerable que es el ser humano y de modificar la escala de valores, ha puesto sobre la mesa con más vigencia que nunca la necesidad de planificar el ahorro frente a imprevistos y de planificar también decisiones como la sucesión, ya sea familiar o empresarial, y la organización de los impuestos. Así lo explicó ayer Marcelino Blanco, director de Planificación Patrimonial de Andbank.

Blanco invitó a los ahorradores a tomar decisiones para minorar la carga fiscal tanto del IRPF como de los impuestos de sociedades y sobre el patrimonio. Y llamó la atención también sobre la planificación de la sucesión, un evento «que debe ser planificado adecuadamente. Para dejar bienes concretos a determinados herederos, mejorar a algunos herederos frente a otros, proteger el patrimonio con fideicomisos o establecer cautelas para la preservación del patrimonio. El testamento también es útil para dejar la empresa familiar a aquellos herederos que realmente vayan a continuar su gestión».

El director de Planificación Patrimonial destacó la importancia de la planificación sucesoria en las empresa familiares. «La transmisión por herencia o donación de una empresa o negocio familiar puede tener importantes ventajas fiscales, y es necesario un buen asesoramiento para aprovecharlas». Por ejemplo, valorar la conveniencia de «separar debidamente el patrimonio empresarial del patrimonio financiero, con el fin de evitar que una crisis que pueda afectar a la empresa no afecte, en la medida de lo posible, al patrimonio financiero». Añadió también que «en cuanto a los vínculos familiares dentro de una empresa, figuras como el protocolo familiar o los estatutos sociales pueden servir para regular eficientemente las relaciones en el negocio».

Por último, Marcelino Blanco adelantó que la situación de los últimos meses traerá un incremento de la fiscalidad. «A corto plazo se van a crear nuevas figuras tributarias como el impuesto de transacciones financieras, o sobre determinados servicios digitales». En los Presupuestos Generales del Estado están tramitándose también incrementos en otros impuestos, como el IRPF, los impuestos sobre sociedades, de patrimonio o sobre sucesiones o donaciones. «Y más a largo plazo se prevé una reforma fiscal más profundas, que unifiquen la fiscalidad autonómica».

Planificación empresarial y fiscal en el nuevo escenario