martes 15.10.2019

La plataforma de Torneros completa otra cosecha sin el desarrollo urbanístico

Vista del paraje destinado a albergar el nudo logístico de Torneros y Grulleros. MARCIANO PÉREZ/DL
Vista del paraje destinado a albergar el nudo logístico de Torneros y Grulleros. MARCIANO PÉREZ/DL

Esa idea de Torneros como plataforma logística del noroeste del país está verde; más, aún, de lo que parecía el pasado otoño, con la voluntad inicial del Gobierno de desempolvar un proyecto que lleva una década en los cajones. Más allá de la intención manifiesta de empresarios leoneses de abordar el impulso a las naves y estructuras para ese polígono intermodal; la ejecución depende de la colaboración exclusiva del Ministerio de Fomento en la urbanización del espacio. La iniciativa privada está dispuesta a promocionar el desarrollo de suelo en más de 400.000 metros cuadrados de terreno destinado a este negocio del transporte y la distribución, en el que tiene puestas casi todas sus opciones de futuro la economía leonesa. Sin el apoyo económico de las instituciones, no saldrá adelante.

La plataforma logística del sur de la capital leonesa está verde. De forma literal. Verde maíz, que ha creció esta campaña a la altura en la que los planos reservan el área de logística viaria, del futuro perímetro poligonal, junto a otra dimensión que en los dibujos se distingue como área de oportunidad. El lineal del maizal se extendió, además, desde este vértice sur de lo que se plantea transformar en asentamiento de primer orden, para el movimiento y almacenaje de mercancías, con acceso al tren, enlace inmediato a las autovías, nodo ferroviario por excelencia, hasta otra zona de actuación que los planos subrayan como logística intermodal; el aprovechamiento del suelo, esta vez, fue para el uso forrajeo del maíz.

En eso, la dedicación rústica que mantiene el entorno, se asemeja a la aplicación que se le reserva, y que se distingue en los esbozos técnicos por valores cromáticos; azul, para el área de parking, amarillo, para los equipamientos intermodales, ocres más o menos intensos según se trate de emplazamientos para industrias escaparate, exentas o nido. Como ahora; el lugar que dejó el cereal tras la cosecha es de un amarillo chillón que contrasta con el verdor de vísperas otoñales del maíz; o el tono parduzco del erial y las tierras de baldío que sustentan parte del pasto a los rebaños.

Así se enmarca la realidad de las más de doscientas hectáreas de los terrenos que el Ministerio de Fomento adquirió, a través de Sepes, para lanzar una oportunidad a León, ajustada al enclave geográfico y territorial que representa entre raíles y autovías en el cruce de caminos que siempre se empleó para acercar el norte y el oeste al centro de la península.

No hay novedad en cuanto a la espera del empresariado leonés dispuesto a invertir en el desarrollo de ese espacio, pendiente de una reunión con representantes del Gobierno que aclaren si la iniciativa privada va a contar con el apoyo del erario público. Urbanizar, con la misma fórmula de colaboración que Fomento empleó para impulsar varios recintos industriales de diversos puntos del país.

Además de anhelo para diversos colectivos profesionales de León, que han hecho de este proyecto un exponente reivindicativo, la plataforma logística de Torneros es un modelo de la pereza que define la relación de las administraciones con León. La plataforma intermodal ya se ha ganado la fama, a base de convertirse en recurso repetido en las propuestas de las campaña electorales; en vísperas de una nueva convocatoria, se impone un recopilatorio de este tránsito de un paraje rústico de la vega del Bernesga a emplazamiento logístico: hace nueve años, el Gobierno adquirió los terrenos que hacen cuña entre las pedanías de Torneros y Grulleros, identificados como sector de suelo urbanizable PR-6, de uso global, industrial y logístico; hace uno, el Gobierno anunció que pondría en valor la inversión.

La aportación, hasta ahora, no pasa de una nueva cosecha de maíz y de cereal, cuando no toca el barbecho.

La plataforma de Torneros completa otra cosecha sin el desarrollo urbanístico