miércoles. 17.08.2022
La plaza Don Gutierre es uno de los lugares más emblemáticos del barrio Húmedo
Antes era una plaza relativamente amplia, tranquila y con cierto regusto a leyenda de capa y espada, pero desde comienzos del pasado siglo y en años posteriores la piqueta se iría encargando de derrumbar las viejas casas que le daban ese particular encanto de otros tiempos. Al día de hoy se ha convertido en un espacio urbano de trazado moderno e insulso, en total consonancia con la estética que impera en los inicios del tercer milenio. Menos mal que esta antigua Plaza de los Boteros aún conserva, aunque muy deteriorada, esa que se ha dado en llamar casa-palacio de Don Gutierre, que al menos por su blasón rememora otras épocas y sus legendarios fastos. Siempre ha estado dividida en dos diferentes niveles y nunca, al menos que sepamos, ha presentado tantos escalones como los implantados tras la última remodelación: entre 6 y 8 en la parte más alta. En realidad, la zona inferior era en sí misma una pequeña plazoleta por la que podían circular libremente los vehículos, al tiempo que comunicaba con la inmediata calle de Zapaterías. Allí hubo primeramente cuatro bancos situados en forma circular y que luego desaparecieron, al inicio de la década de los ochenta, quedando entonces limitado su espacio central y adornándose con un pequeño arbusto, hasta que los turismos invadieron toda esta pequeña plazoleta y contribuyeron a su desaparición. Tres escalones permitían el acceso a la parte superior, en la que casi siempre hubo otros cuatro bancos para el reposo y descanso de cuantos viandantes acudían al enclave por las cercanas y empinadas calles de Los Castañones o Las Carbajalas. Hoy la plaza de Don Gutierre, después de múltiples vicisitudes y parcheos, ha sido toda ella remodelada, al compás del proceso de peatonalización que ha experimentado nuestro popular y carismático barrio del Mercado. La parte inferior es peatonal, y distintos escalones a diferentes niveles conducen a la parte superior, en la que se han habilitado algunos bancos de granito y en donde se realizó un tímido intento de adornarla con jóvenes y tímidos arbustos, aunque la primitiva mano del hombre se ha encargado de hacer desaparecer todo tipo de ornato vegetal. En toda la plaza, cuyo inicio y final se encuentra en la misma calle Zapaterías, sólo existe una placa que indica su nombre, instalada en el antiguo colegio Guzmán El Bueno, hoy Centro Público de Educación de Personas Adultas. El caserío, como hemos dicho anteriormente, ha experimentado en los últimos tiempos, un considerable y gratificante progreso.

Plaza Don Gutierre (I)