jueves 19/5/22
                      Vicente Canuria, José Antonio Diez y Evelia Fernández, en una votación de la sesión. FERNANDO OTERO
Vicente Canuria, José Antonio Diez y Evelia Fernández, en una votación de la sesión. FERNANDO OTERO

Contra el criterio de la secretaría general, el plano del Ayuntamiento de León sacó adelante la tramitación del presupuesto de 2022. «Tres presupuestos han confeccionado y tres inconveniencias», criticó el popular Fernando Salguero, que cuestionó al alcalde que pusiera por delante la opinión del interventor sobre este conflicto, planteado después de que la asamblea del consorcio del polígono industrial de León aparcara la aprobación de sus cuentas. La legalidad requiere que el presupuesto consolidado municipal contenga los presupuestos de los organismo públicos con participación municipal. El Ilruv, Ildefe, el palacio de Congresos (en liquidación) y el consorcio del polígono (que León comparte con Onzonilla y Santovenia).

Así se atascó el debate, en el punto 11 del orden del día. Sobre la conveniencia de mantener el curso administrativo de las cuentas con la mácula de un presupuesto sin cerrar, (porque quedó sobre la mesa) en un organismo público. «El presupuesto del consorcio debe formar parte del presupuesto de la administración pública de adscripción; en consecuencia, esta secretaría entiende que el presupuesto general no puede ser aprobado definitivamente», concluyó la secretaria general tras detallar un informe minucioso sobre las consecuencias de los actos y las fuentes legales a las que se debe la gestión.

El interventor, por contra, fue categórico al afirmar que el consorcio del polígono industrial sí tiene « presupuesto para el año 2022, que será el prorrogado». La preeminencia que le otorgó el alcalde a este criterio frente al de la secretaria acentuó las diferencias. Salguero contradijo la versión de Diez; Diez opuso su posición a la versión de los asesores legales del PP. «No es objeto de este debate», contrarrestó el concejal de Hacienda sobre una crítica que consideró sólo fundada en que «parece que les molesta que de tres presupuestos, los tres están presentados en tiempo y forma», dijo Carmelo Alonso. La petición de detener la tramitación de las cuentas, como proponía el PP en atención al criterio de la secretaría general fue frenada por los mismos votos que sacaron adelante el punto 11.

El Pleno aprueba las cuentas contra el criterio de la secretaría general