viernes 27/5/22
                      Aledaños de la zona en la que ocurrieron los hechos. RAMIRO
Aledaños de la zona en la que ocurrieron los hechos. RAMIRO

La investigación policial que se sigue por la muerte del joven que este lunes s precipitó al vacío en un inmueble de la calle República Argentina ha encallado de forma notable ante la imposibilidad de sacar conclusiones significativas del testimonio de los últimos testigos que vieron con vida al muchacho.

La única certeza que se ha extraído es que por motivos que no se han concretado, el fallecido trató de salir de la vivienda por el patio de luces en el que se encontraba, en lugar de por la puerta de entrada a la que había tenido acceso. Todo son conjeturas a partir de este extremo, porque las versiones se contradicen y no hay forma material de conseguir prueba alguna para sustentar las hipótesis que se trazan al respecto. Lo único seguro es que cayó al vacío y que murió poco después, a consecuencia de las heridas sufridas.

Los agentes reconocen la extrañeza por el hecho de que el joven, de 32 años de edad, se encontrara en ese lugar, porque se acababa de despedir de unos amigos con los que había estado en las fiestas de El Ejido (barrio en el que viven sus padres) diciéndoles que se iba para casa, y en ese edificio, el número 41 de la avenida de República Argentina, no residía él ni tampoco su novia ni ninguno de sus conocidos, que supiera su familia y su entorno más cercano.

En la misma zona se produjo un fallecimiento similar hace pocos meses, asunto que ha hecho que los investigadores traten de establecer la posibilidad de que haya nexo de unión.

Pocos avances en la investigación por la muerte del joven que cayó al vacío