viernes. 02.12.2022

La policía recibe una media de siete avisos diarios de ancianos que necesitan auxilio

El Grupo de Mayores ha participado en un total de 5.044 actuaciones generales desde su fundación hace dos años
La Policía Local en un rescate a una mujer que había pasado la noche en el suelo de su casa tras sufrir una caída. MARCIANO PÉREZ

El Grupo de Mayores (Gruma) que pertenece a la Unidad de Familia de la Policía Local de León asiste al día a una media de siete personas que viven solas. Desde su fundación en 2017, el grupo ha asistido en un total de 5.044 intervenciones a personas mayores del municipio. La finalidad del Gruma, formado por dos agentes y un oficial, es asesorar y vigilar junto a los Servicios Sociales el estado en el que se encuentran todas las personas mayores que contactan con ellos, ya sea por problemas a nivel personal, por hechos penales o por enfermedades como el síndrome de diógenes. Además solo en junio, uno de los meses en los que menos casos se suelen dar, se dieron un total de 189 actuaciones con gente mayor.

n cuanto al caso reciente de un hombre localizado sin vida en un piso de San Andrés, según afirma el oficial del Gruma Santiago Llamazares González, el número de personas identificadas sin vida en sus casas es de seis, desde hace dos años y medio cuando se fundó el grupo. Entre estos sucesos destacan una mujer de 82 años que llevaba varios días muerta en una casa del barrio del Ejido en octubre del año pasado u otro en el que una anciana llevaba dos meses muerta en su casa en Santa Nonia y que fue identificada después de que un vecino alertara del mal olor en febrero del año pasado. Otro caso a destacar es el de una mujer que en diciembre de 2012 apareció sin vida en su domicilio en la avenida Ordoño II después de llevar sin vida desde abril. Estas muertes se suelen dar por causas naturales y sin ningún tipo de violencia o enfermedad grave de por medio, por lo que «el Grupo de Mayores no suele trabajar con este tipo de personas ya que no necesitan ser atendidos, además que estos casos solo se pueden detectar si un vecino lo alerta», afirmó el oficial.

Con discapacidad

Solo en 5 casos el juzgado ordenó el ingreso forzoso en residencia a mayores incapaces de vivir solos 

Llamazares declara que reciben de media entorno a siete llamadas diarias, tanto de personas que se acercan a alertar a las oficinas de la plaza de San Marcelo como de vecinos que contactan por teléfono preocupados por la ausencia de una persona mayor con la que suele hablar o que suele ver habitualmente. Desde que se fundó el grupo en 2017, las actuaciones generales que se han contabilizado en las que se incluyen visitas al domicilio, acompañamientos o llamadas telefónicas, han sido un total de 5.044; en cuanto a las identificaciones de personas mayores con las que se ha contactado por cualquier motivo se han dado de momento 556; en lo referido a las infracciones penales o condiciones antisociales corresponden un total de 21 al igual que en los servicios humanitarios; por otro lado las investigaciones realizadas, es decir, comprobaciones de cualquier incidencia han sido 1.684; y finalmente, se han dado un total de 1.221 colaboraciones, informaciones o entrevistas en las que se incluyen todos los contactos con los juzgados, la fiscalía, con técnicos de los Servicios Sociales, vecinos o familiares.

El dato más reciente

En junio se dieron un total de 189 actuaciones a pesar de ser uno de los meses más flojos del año

El funcionamiento del Gruma comienza con el aviso por parte de patrullas de calle, familiares o vecinos que detectan una situación anómala. A continuación tratan de contactar con la persona afectada y la trasladan al médico de cabecera para tratar de detectar algún problema o enfermedad. Posteriormente intentan localizar algún posible familiar o vecino que se pueda encargar de la persona afectada y si no es así, entran a valorar si los damnificados pueden valerse por si mismos o no. Si pueden, desde el Gruma solo necesitan el apoyo de los Servicios Sociales para ayudarlos en el día a día, mientras que si no lo son, pasan a ser valorados por el juzgado que define se tienen que hacer un ingreso involuntario en una residencia o no. Según anuncia el oficial del Grupo de Mayores de la Policía Local de León, «solo se han dado entre cuatro o cinco casos en los que el juzgados hayan resuelto el ingreso forzoso en un centro de mayores ya sea por condiciones físicas o higiénicas».

La policía recibe una media de siete avisos diarios de ancianos que necesitan auxilio
Comentarios