sábado. 04.02.2023
Los policías locales que intervinieron en el establecimiento en el que se halló el cuerpo moribundo de Emilio A. S. el día 5 de marzo de 2002, declararon que éste se encontraba boca arriba, en las dependencias del club de alterne, al que se dirigieron por una llamada de aviso de pelea con arma blanca, y que presentaba dos orificios causados por una navaja: uno a la altura del abdomen y otro cerca del corazón «entre las dos tetillas», concretó uno de los agentes ante el tribunal de la Audiencia Provincial. El abogado defensor del acusado preguntó a los cinco agentes que prestaron declaración sobre si sabían el día de la semana que se correspondía con el 5 de marzo. Los agentes que intervinieron en la detención de R. G. B., a la puerta del local, coincidieron ante el tribunal en que no habían apreciado signos de embriaguez en el acusado del apuñalamiento, o efectos visibles de que hubiera tomado drogas o alcohol, como mantiene la defensa. Y en todos los casos reconocieron que tenían referencias de él por motivo de su trabajo como agentes policiales, al haber intervenido en otras acciones que protagonizó con anterioridad.

Los policías locales no vieron síntomas de embriaguez