viernes. 02.12.2022

No todas las instalaciones de estos servicios cuentan con calderas de gas. En el presupuesto del Ayuntamiento de León para 2022 se guardan otros 540.000 euros para las que consumen gasóleo C: 53.000 euros para los centros de Bienestar Social, 160.000 euros para los colegios públicos y 174.000 euros para los edificios municipales.

En esta cuenta vienen además consignados otros 616.000 euros con el apunte de combustibles y carburantes. En total, 1.156.000 euros que, por el momento, no serán suplementados con más crédito, pero que también podrían quedarse cortos si continúa el ascenso de los precios de los carburantes.

Más claro lo tienen los técnicos municipales con el gas, que el Ayuntamiento negocia mediante una comercializadora, no por libre. La dependencia del suministro ruso hace que el mercado haya entrado en los que los expertos consideran una «macrovolatilización». El principal mercado europeo, el TTF holandés, alcanzó ayer mismo máximos históricos. Con una subida de un 50% a primeras horas de la jornada, la plaza de Ámsterdam colocó el precio del megavatio hora en 194,72 euros. Casi cinco veces más de lo que pagaba el consistorio hace dos años.

El precio se multiplica casi por cinco respecto a la tarifa de 2020