miércoles 19/1/22
mansilla
Cárcel de Mansilla de las Mulas. MARCIANO PÉREZ

Un taxista asturiano declaró ante la Guardia Civil que dejó al preso fugado en León en una zona de Rodiles, cerca de un aparcamiento de autocaravanas donde viven algunos de sus familiares. La zona estaba controlada por agentes de la Benemérita que sin embargo, no han avistado al fugitivo, cuya detención sigue complicándose por momentos ante la astucia que demuestra el sospechoso.

La colaboración ciudadana está resultando especialmente importante, según las fuerzas de seguridad del Estado, que destacan la predisposición de los vecinos para aportar cualquier pista que permita resolver el asunto. De hecho, fue una llamada del vecindario la que permitió detener antes a la novia del sospechoso, que para sustraerse a la acción policial, se hizo pasar por drogada para tratar de eludir su detención, según publicó el rotativo asturiano de La Nueva España.

Otra huida

Un taxista informó de que dejó al preso en el área de Rodiles, junto a un párking de caravanas

Efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional de León están en contacto constante con los investigadores asturianos para tratar de contrastar las pistas que se van recabando y acelerar la detención del recluso, que el martes próximo cumpliría una semana de fuga.

Después de emprender la huida hacia Asturias en un vehículo robado en las proximidades de la capital leonesa, y tras agredir y herir al propietario, se desataron nuevos acontecimientos que han elevado la tensión en torno a este caso, que ocupa a un amplio operativo de fuerzas de seguridad. En ese línea se produjo la primera novedad en torno al fugado. Una patrulla de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón que participa en la labores de búsqueda del recluso fugado del Centro Penitenciario de Mansilla de Las Mulas en León, procedió a dar el alto a una mujer que caminaba por la carretera en la localidad de Amandi-Villaviciosa.

Al ser requerida por los miembros de la patrulla, para que se identificara se negó a ello. Tras registrar sus pertenencias y comprobar que no portaba ningún documento que acreditara su identidad, se procedió a su traslado a las dependencias de la Comandancia de Gijón para su identificación mediante sus huellas dactilares. Esta mujer como ya había hecho con anterioridad se negó a colaborar en todo momento, hasta que finalmente se consiguió obtener su identidad verdadera. Se iniciaron a continuación numerosas gestiones tanto con la Guardia Civil, como con la Policía Nacional de León con el objeto de tratar de determinar por un lado si era la mujer que acompañaba al preso fugado, como la que había participado en la comisión de un robo con violencia en la ciudad de León el pasado día 28 de octubre, donde se habían apoderaron de un turismo Peugeot 306 con el que se trasladaron a Asturias y que fue localizado el viernes en el concejo de Cabranes. Tras confirmar que se trataba de la misma mujer, se procedió a su detención por un delito de robo con violencia. La detenida E.S. de 32 años de edad pasó a disposición judicial por su implicación en el robo con violencia.

Vecinos de la localidad asturiana de Cabranes, de donde procede el entorno del preso fugado de Villahierro el pasado martes y por cuyos alrededores se sospecha que puede encontrarse todavía, recordaron el carácter peligroso del fugado: «No es la primera vez que lo hace, tampoco es la primera vez que se fuga y aquí hemos cogido miedo. Anoche ya hemos cerrado las puertas cuando en este pueblo siempre han estado abiertas «, declararon ayer a La Nueva España. «El Lute es un santo al lado de este chico», aseguraron los vecinos al rotativo asturiano. El recluso es natural del concejo de Siero pero la primera vez que fue detenido se encontraba en la localidad de Toreno. Todo su historial está jalonado por episodios de robos violentos, robos con fuerza y con intimidación.

El preso fugado burla otro control y se acerca a la residencia familiar