jueves. 18.08.2022
ENFADO ENTRE LOS HOSTELEROS

Los productores leoneses acusan a Tierra de Sabor de marginar su identidad

El sector agroalimentario denuncia un nuevo ataque a sus sellos de calidad con el polémico decreto de la Junta para restaurantes.
Degustaciones de embutidos de la provincia en la última Feria de los Productos de León.

La exigencia de la Junta a los establecimientos de León, que aspiren a ser restaurantes típicos, de incluir en sus cartas productos de Tierra de Sabor no sólo ha enfadado a los hosteleros, sino que también los propios productores agroalimentarios de la provincia han mostrado su sorpresa y enojo ante esta medida. Consideran que se trata de un paso más por parte de la institución autonómica para consolidar su propia marca en detrimento de los sellos de calidad, labrados por distintos alimentos después de muchos años de trámites y exigencias.

Fuentes de la Asociación de Productores Agroalimentarios de León remarcaron ayer que esta medida de la Junta intensifica «la política de marginación de los sellos de calidad», aunque reconocen que el sustento económico y promocional que ofrece Tierra de Sabor para acudir a las ferias y eventos más importantes del país abre «nuevas vías de mercado a las que no nos podemos cerrar».

La decisión de la Junta de imponer mediante decreto la integración de productos de su sello en los menús de los restaurantes típicos, a los que quieren ligar a la oferta turística, «no es la forma más correcta de potenciar algo, hubiera sido mejor una recomendación». Este colectivo, que agrupa una veintena de industriales agroalimentarios de la provincia, también se muestra convencido de que «defendiendo los productos de León, también se puede llevar la etiqueta Tierra de Sabor».

Desde el marchamo de calidad con más solera y años de experiencia, la IGP Cecina de León, enfatizaron ayer que «Tierra de Sabor es un arma de doble filo, lo sabíamos desde el principio que se iba a comer nuestros sellos de calidad en León». La secretaria técnica del consejero regulador, Raquel Factor, afirmó también que «los sellos no tenemos capacidad económica para promocionarnos a grandes niveles de manera individual y sabíamos que iba a pasar esto; ahora tenemos incluso más trabajo para luchar por dar relevancia a nuestra marca».

Actualmente esta IGP cuenta con 17 empresas asociadas y su nivel de exportaciones crece cada año. Critican, igualmente, el proyecto de decreto de la Junta para imponer Tierra de Sabor a los restaurantes típicos. «Los establecimientos hosteleros deben ser libres de comprar lo que les dé la gana, lo contrario supone obstruir la actividad comercial».

León suma en estos momentos 16 sellos de calidad, atesorados desde 1993 hasta la actualidad. Se trata de las tres Denominaciones de Origen (DO) Bierzo y Tierra de León (vinos), y la Manzana Reineta del Bierzo; las nueve IGP (Indicaciones Geográficas Protegidas): Cecina de León, Queso de Valdeón, Botillo del Bierzo, Pimiento Asado del Bierzo, Lenteja Pardina Tierra de Campos, Queso Los Beyos, Pimiento de Fresno-Benavente y Alubia de La Bañeza-León; las tres Marcas de Garantía (MG), Cecina de Chivo de Vegacervera, Pera Conferencia del Bierzo y Chorizo de León y la Marca Colectiva (MC) Castaña del Bierzo.

Todas ellas integradas en la etiqueta identificativa creada por la Diputación hace algo más de dos décadas bajo el nombre de Productos de León.

Estos sellos de calidad sitúan a la provincia como la primera de Castilla y León en marchamos de estas características, contabiliza el 25% de las 61 que existen en el sector agroalimentario de la Comunidad.

También las críticas a la Junta por esta medida dirigida a los restaurantes típicos llegan desde el consejo regulador de la IGP Pimiento Fresno-Benavente. Su presidente, José Ramón, Bodega, afirmó ayer no entender «la obligación que impone ahora de que tengan que incluir en los menús productos de Tierra de Sabor; estamos totalmente en contra».

Aseguró, en este sentido, que la medida perjudicará a los industriales leoneses y se preguntó «para qué sirven entonces las etiquetas de calidad que la propia Junta ampara y verifica». Al igual que otros colectivos, Bodega cree que este tipo de medidas van en detrimento de los sellos de calidad y que la etiqueta Tierra de Sabor diluye cada vez más los marchamos de cada producto. «No tienen en cuenta a los consejos reguladores».

Mientras, el presidente del consejo de la IGP Alubia La Bañeza-León, Marino Fernández, indicó ayer que el proyecto de decreto de la Junta será «beneficioso para nuestra legumbre y creo que venderemos más si los restauradores lo promueven en sus cartas».

Eso sí, reclamó que el origen de la alubia esté «perfectamente identificado como señal de garantía para el consumidor y para difundirlo entre los turistas que la prueben».

Los productores leoneses acusan a Tierra de Sabor de marginar su identidad
Comentarios