jueves. 11.08.2022
Educación

El próximo curso volverá a ser presencial en todos los niveles y la Junta pide más fondos a Celaá

El ministerio plantea recuperar las ratios previas al covid, bajar la distancia a 1,2 metros en el aula e insiste en ventilar y hacer al aire libre todas las clases posibles

El Ministerio de Educación se reunió ayer con las comunidades autónomas para abordar la planificación del próximo curso escolar que arrancará en septiembre. Tras este curso marcado por las mascarillas, la distancia entre pupitres o las aulas burbujas, los consejeros y la ministra del área, Isabel Celaá abordaron la nueva hoja de ruta, para la que la titular de Educación de la Junta, Rocío Lucas, defendió la importancia de la presencialidad en las aulas en todos los niveles educativos por «la importancia que tiene para los alumnos poder acudir cada día a sus centros educativos».

Rocío Lucas recordó que todas las medidas que ya ha aplicado Castilla y León y que han dado «buenos resultados» este año suponen «un coste económico elevado», por lo que solicitó al Ministerio de Educación y FP que consiga de Hacienda «una línea de financiación similar a la que se estableció el año pasado para ayudar a las comunidades a cofinanciar estos gastos» como la contratación de docentes de refuerzo, la reorganización de los centros educativos para garantizar la distancia social en todos sus espacios, los medidores de CO2 o la ampliación de los equipos informáticos. Y recordó que España recibirá fondos de la UE para luchar contra los efectos de la pandemia que podrían dedicarse a la Educación.

La consejera de Educación incidió en que el documento debatido ayer, Medidas de Prevención, Higiene y Promoción de la Salud frente a covid-19 en centros educativos para el curso 2021-2022 recoge ya «muchas actuaciones que Castilla y León ya está llevando a cabo con éxito gracias a la colaboración entre Educación y la de Sanidad».

Casos extremos

El Gobierno sólo plantea volver a un sistema híbrido, con grupos en casa, si sube el riesgo de contagios

La propuesta presentada por el ministerio de Isabel Celaá plntea que los alumnos sigan las mascarillas, dentro y fuera del aula, y la disminución de la actual distancia de seguridad interpersonal, de 1,5 a 1,2 metros, en aras de garantizar la presencialidad, lo que implicaría elevar la ratio del número de alumnos por profesor. Algo que ya criticaron ayer los sindicatos educativos, que exigen que se mantengan los docentes contratados para refuerzos. El borrador también apuesta por seguir celebrando al aire libre todas las actividades que sean posibles y multiplicar el esfuerzo por ventilar al máximo los espacios.

En relación a las distancias entre los alumnos, la propuesta ministerial habla de que sea al menos el 1,5 metros, que deberá ser respetada por los alumnos cuando se desplacen por el centro o estén fuera del aula, pero dentro de la clase se puede reducir a 1,2 metros para garantizar el cien por cien de la presencialidad.

Para Infantil y Primaria, la propuesta es continuar con los grupos de convivencia estable (los conocidos popularmente como grupos burbuja). En caso de Primaria se sube la ratio de 20 a 25 niños y en Infantil sigue el máximo de veinte alumnos junto al tutor. En cuanto a Secundaria, sus estudiantes deberán guardar una distancia interpersonal dentro del aula de 1,5 metros, «pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros».

En Bachillerato también se ofrece la opción de bajar la distancia a 1,2 metros y en el escenario de niveles de alerta 3 y 4 (alto riesgo de contagio) se plantean tres alternativas: optar por las clases al aire libre, o aumentar la distancia interpersonal a mínimo 1,5 metros o, de modo excepcional, si no es posible garantizar la presencialidad con las dos opciones anteriores, se pasaría a la modalidad híbrida.

En la Formación Profesional, en todos sus niveles, se ofrece de nuevo la opción de flexibilizar la distancia a 1,2 metros, tanto en la clases ordinarias como en espacios singulares, tales como talleres, laboratorios y naves, pero en este último caso con un número máximo de 25 alumnos.

El País Vasco ya avanzó que trazará su propia planificación para el próximo curso en coordinación con los directores de los centros aunque valoró las propuestas del ministerio, algunas de las cuales podrían incorporar.

El próximo curso volverá a ser presencial en todos los niveles y la Junta pide más...