jueves 09.07.2020

El proyecto evita la emisión de casi 5.800 kilos de dióxido de carbono

Junto con el ahorro energético, el sistema que se ensayará en la casa consistorial de Sariegos durante cuatro años reducirá la contaminación atmosférica, al evitar la emisión de casi 5.800 kilos de dióxido de carbono. El paso a la energía limpia coloca a Sariegos dentro de las denominadas comunidades de energía altamente progresivas y sostenibles que impulsa la UE, un grupo exclusivo de buenos hábitos que aprovecha los avances tecnológicos para abastecerse de la luz y el calor que se necesita en los edificios sin dañar al medio ambiente.

El origen es el sol. Según los mapas solares del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (Idae) la provincia de León disfruta de una media anual de 2.734 horas de sol, dentro de un clima relativamente benigno a pesar de las enormes fluctuaciones de temperatura de invierno a verano. Comparativamente la diferencia respecto a las autonomías del Mediterráneo son mínimas, aunque allí la radiación tenga una potencia mucho mayor. Para los colectores térmicos es el número de horas de sol, no la energía total, el parámetro más significativo en un estudio técnico de viabilidad, da igual la geografía o las isobaras. En el conjunto de España las «zonas de sombra» se limitan a Asturias, Euskadi, Rioja, Navarra, Burgos y Galicia, una franja que apenas supone la sexta parte del territorio nacional.

Así que la situación geográfica de León supone, incluso, una ventaja relativa en estos sistemas, porque, aunque en las regiones del centro y del sur unos pocos paneles solares por vivienda resuelven los problemas de agua caliente para uso doméstico, de Madrid hacia el norte sirven, además para las calefacciones, aunque dependiendo de latitudes y microclimas, tengan que complementarse con otras energías como la eléctrica, el gas o el gasóleo.

El proyecto evita la emisión de casi 5.800 kilos de dióxido de carbono