lunes 17/5/21
Reconocimiento a cuatro trabajos de I+D+i

Un proyecto de protección de patrimonio liderado por la ULE, premio Desafío Universidad-Empresa

iglesia
El trabajo que lidera la ULE ofrece soluciones para los monumentos. DL

Cuatro investigadores de las universidades públicas de León, Valladolid y Burgos y de la privada Isabel I de Castilla se han proclamado los ganadores del certamen 'Desafío universidad empresa 2020', que reconoce proyectos orientados a la I+D+i.

Los proyectos ganadores ofrecen soluciones empresariales en los campos del patrimonio arquitectónico monumental y las tecnologías de almacenamiento, en concreto, las baterías de flujo o sobre la agricultura de precisión y la mejora de la calidad nutricional y el sabor del pan sin gluten, mediante la incorporación de masa madre y algas, ha informado la Junta este sábado en un comunicado.

El jurado ha otorgado además este año un accésit a una propuesta orientada a paliar las consecuencias provocadas por la covid, a través de una plataforma que permita una rehabilitación gracias a la realidad aumentada.

Este certamen forma parte del Plan de Transferencia de Conocimiento Universidad–Empresa (Plan TCUE) que impulsa la Consejería de Educación, coordinado por Fuescyl Desde 2008, la Junta de Castilla y León ha promovido la colaboración universidad-empresa y el emprendimiento, propiciando la creación de 297 nuevas compañías

Con una dotación en premios de 45.000 euros en total, el primer premio ha recaído en un proyecto interuniversitario liderado por la Universidad de León (ULE), en el que también están presentes la Universidad de Valladolid (UVA) y el CSIC, donde han participado un total de 15 investigadores, de los grupos de investigación IDEAS y ATMOSENV de estas instituciones.

Se trata de ‘Estudio del impacto de la erosión por salpicadura sobre el patrimonio pétreo calizo y metodología para su protección (GRAPHENANTIUM)’, una propuesta de recubrimiento basada en grafeno para proteger monumentos de los agentes meteorológicos.

El proyecto ‘Aproximaciones sintéticas a la preparación de hidroxiantraquinonas ANTRAQUIN-SINTORG’, elaborado por ocho investigadores del grupo de investigación QO-3 de la Universidad de Burgos (UBU), se ha alzado con el segundo premio del certamen. La iniciativa busca reemplazar el vanadio como especie activa en el electrolito de las baterías de flujo, ello permitirá la sustitución de las actuales tecnologías de almacenamiento, no sostenibles debido a su degradación a medio plazo, por las baterías de flujo.

Finalmente, el proyecto propuesto por el equipo investigador de la Universidad Isabel I de Castilla, compuesto por cuatro miembros del grupo de investigación CITAI, como respuesta a una demanda del empresario burgalés Jorge Miñón ha conseguido la tercera posición.

‘AgroSoilHum. Sistema para la estimación del agua disponible en los suelos agrícolas’ da respuesta a la necesidad de estimar la disponibilidad de agua en el suelo empleando múltiples fuentes de datos.

Un proyecto de protección de patrimonio liderado por la ULE, premio Desafío...