jueves 27/1/22

El eurodiputado Iban García del Blanco ha pedido a la Comisión Europea «medidas para proteger el material educativo frente a los filtros» de plataformas como Youtube, que en ocasiones «censuran o eliminan permanentemente» contenidos divulgativos sobre el holocausto u otras tragedias históricas similares por considerarlos «material violento no apto para menores».

En una pregunta escrita dirigida al ejecutivo comunitario, el eurodiputado recuerda que el pasado mes de agosto, Youtube «censuró unos documentales del periodista español Carlos Hernández con los testimonios de supervivientes de los campos de concentración nazis», y que «tras solicitar revisar dicha decisión, la plataforma reafirmó la censura del contenido, sin dar opción al autor a apelar».

El texto señala además que «algunos estudios parecen indicar que el algoritmo de recomendación de Youtube contribuye a la difusión de videos de enaltecimiento al fascismo y odio hacia ciertos colectivos», y pregunta qué medidas tomará la comisión, «teniendo en cuenta el rol de estas plataformas en la difusión y divulgación de conocimientos e ideas en los ciudadanos».

Vox se queda solo

Por otro lado, la única procuradora de VOX en las Cortes de Castilla y León, Fátima Pinacho, se ha quedado sola en la votación de una moción del partido de los de Santiago Abascal que pedía supervisar el contenido de los libros de texto y materiales complementarios para eliminar «cualquier tipo de lenguaje inclusivo» ante los «continuos intentos por parte de ciertos sectores ideológicos y políticos por implementar este tipo de lenguaje en todos los estratos de la sociedad, entre ellos, en el sector educativo».

Pinacho, que cargó contra la «barbaridad» y el «auténtico disparate» que supone, a su juicio, el «marxismo cultural» del lenguaje inclusivo por «redundante, plenoástico y grotesco», se reafirmó en la existencia en Castilla y León de casos que priman y favorecen el uso del lenguaje inclusivo, un «problema» que negaron tanto la procuradora del PP María del Carmen Sánchez Bellota como la liberal Marta Sanz, quienes rechazaron también la moción de Vox por ser «muy genérica» y «un poco exigua».

«En Castilla y León no están por dar la batalla cultural a la izquierda, para eso ya está Vox», respondió Pinacho a las procuradoras de PP y Ciudadanos a las que aclaró además que para Vox el buen uso del lenguaje no está reñido con la igualdad, un aspecto con el que se mostró «de acuerdo».

Moción
El partido de Santiago Abascal quería supervisar los libros y eliminar el «lenguaje inclusivo»

Sin argumentos
Ni PP ni Cs comparten la postura de Vox, que rechazó frontalmente la bancada socialista

Más crítico fue el procurador socialista Jesús Guerrero quien, tras situar a VOX mentalmente en el siglo XIX, acusó a los de Abascal de no interesarse por los verdaderos problemas de la educación en Castilla y León —citó en concreto el «fracaso» del bilingüismo— y de intentar dividir y agraviar a la sociedad, «al menos al 50 por ciento», precisó en referencia a las mujeres.

«Ya tenemos talibanes y talibanas», afeó el socialista que rechazó lecciones de lenguaje del partido liderado por el «ultralíder» Santiago Abascal al que acusó de no conocer el castellano y de haber ofendido a millones de mexicanos y de mexicanas por unos tuits en los que escribía el nombre del país centroamericano con ‘j’, «demagogia barata» respondió Fátima Pinacho.

Desde el Grupo Ciudadanos, la procuradora Marta Sanz rechazó las propuestas del partido de extrema derecha y reivindicó la «coherencia» de la actual ley legislativa, frente a la «desastrosa» Lomloe, y la vigencia de los currículos en una «apuesta decidida» por las materias de humanidades con el «sello propio» de Castilla y León. «En Castilla y León no ocurre lo que usted plantea en su texto —problemas con el lenguaje inclusivo-—», subrayó Marta Sanz, que apuntó a problemas en otras comunidades, con una referencia expresa a Cataluña, País Vasco o Canarias.

El PSOE denuncia la censura educativa del holocausto en Youtube