lunes 6/12/21
Política

La indisciplina en el PSOE permite aprobar la moción leonesista en Villaquilambre y Boñar

En el municipio donde vive Tudanca, Pérez defiende el sí por honradez y para poder mirar a los ojos de los vecinos
Pleno en Villaquilambre. F. Otero Perandones.
Pleno en Villaquilambre. F. Otero Perandones.

Los gritos de «viva León» del público saludaron ayer el sí de la Corporación de Villaquilambre a la moción autonomista. Aunque el documento llegó al pleno de la mano de Podemos y de los dos ex concejales de UPL (rebautizados como Leonesistas por Villaquilambre), el campanazo y el protagonismo fue para el PSOE, que desoyó las directrices de su partido y sumó seis votos favorables al anteponer el sentir de los vecinos.


El portavoz socialista, Jorge Pérez, señaló que «el debate debe existir y por honradez tenemos que votar lo que quiere la mayoría de los que representamos. Lo contrario significaría que no pudiéramos mirar a los ojos de nuestras familias». Esas seis manos levantadas en el salón de plenos quebrantaron las órdenes del partido en un municipio donde reside el propio secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca. Sin embargo, Pérez aseguró que «nadie nos ha amenazado, no sé si nos cortarán las alas, pero nadie nos cortará la cabeza». 


Entiende que el PSOE es un partido «que te permite discrepar, sobre todo, en temas de representación personal, pero si nos cortaran las alas este grupo municipal no tiene afán de que nuestras carreras políticas sean más largas si no podemos mirar en la calle a los ojos de la gente». Pérez insistió en que «nadie pone en duda la constitucionalidad y la legalidad de que León reclame la autonomía si existe voluntad política y social». Apuntó que la moción no está avalada solo por cuestiones identitarias, «sino por los 33 años de gobierno del PP en la Junta, porque en despoblación y económicamente nadie puede negar que nos va mal, muy mal, y que el principal culpable es el PP, que acumuló en Valladolid todo el poder político y las inversiones, con un centralismo absoluto. No abrir el debate de separarnos y callarnos implicaría que León pierda otros 50.000 habitantes».

Las miradas se giran ahora hacia la alcaldesa socialista Camino Cabañas, a quien UPL ha pedido su apoyo


El sí también logró el refrendo de los dos ediles de Podemos, de los dos leonesistas y del concejal de Vive. En contra se manifestaron los dos representantes de Cs y los cuatro del PP, que siguieron la consigna de su partido. La popular Carmen Oláiz quiso justificar que a pesar de la negativa de su grupo «el sentimiento del PP del leonesismo está fuera de duda, pero nos encontramos con una moción que es trampa y se presenta en un momento que coincide con una estrategia de la izquierda para enfrentar territorios, desunir y que busca desestabilizar». Según su opinión, «querer culpabilizar a la Junta de todos los problemas de León, que también tienen otras provincias españolas, no puede ser y León solo no es viable económicamente. Somos deficitarios de la Junta y recibimos más de lo que aportamos». Insistió en que cualquier iniciativa para trabajar «dentro de las instituciones será apoyada por el PP, pero no cuando se trata de separar algo en nuestra patria».


Por su parte, el único alcalde leonesista que ha tenido Villaquilambre, Lázaro García Bayón, aseguró que quieren la unidad de España «por encima de todo» y que la moción «no va contra nadie ni nada, solo queremos que nos traten como a otras provincias». Repasó todas las empresas que ha perdido León y pidió revertir esa situación.
La votación de Villaquilambre fue valorada por el secretario general del PP de Castilla y León, Francisco Vázquez, que ve «la deriva del PSOE en su modelo territorial. Comienzan con Pedro Sánchez rindiendo pleitesía en Cataluña y acaba con los socialistas votando León solo en el municipio donde vive su secretario autonómico, Luis Tudanca, que mira para otro lado mientras los suyos van por libre».


Considera que «su silencio es cómplice» y que si Tudanca y el PSOE «no creen en esta Comunidad que lo digan». Villaquilambre se convirtió ayer en el décimo sexto municipio que respalda la moción autonomista. Ahora las miradas se dirigen a San Andrés del Rabanedo, donde UPL ha pedido a la regidora socialista Camino Cabañas su apoyo.

Los tres concejales del PP y dos de los cuatro del PSOE se saltan la disciplina en Boñar

 Mientras el secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, reclamaba al PSOE explicaciones por el apoyo en Villaquilambre, en Boñar le aparecía una nueva vía de agua. La moción por la autonomía leonesa salió adelante ayer en la villa del Negrillón apoyada por los tres concejales populares y dos de los socialistas, Ceferino Gil y Antonio Sierra, mientras que los otros dos miembros del PSOE, el alcalde José Domingo Villa y Andrés González, se abstuvieron, al igual que los dos ediles de IU.

La decisión de los tres concejales del PP se asentó a pesar del mandato expreso de la dirección popular. «No soy el único que ha recibido presiones del partido», apuntó el portavoz, Borja Prieto, secundado por María Teresa Diez y Jesús Amable Pascual. En su intervención, el edil reconoció tener «sentimientos encontrados» e incluso admitió que no se siente «incómodo en esta comunidad», pero recalcó que «si se quiere defenderla hay que cohesionar todos los territorios y no sólo el eje Valladolid-Burgos». El representante del PP señaló que «lo último que le haría falta a España sería una comunidad autónoma más», aunque concedió que «a la vista de los indicadores económicos, sociales y la perspectiva de los últimos 40 años León se encuentra en desventaja con otras provincias» de la autonomía.

En el PSOE, el alcalde justificó la división del voto en el resultado de la consulta a la agrupación, en la que hubo un «empate técnico» bajo la tutela presencial de los procuradores autonómicos Diego Moreno y Nuria Rubio. «A diferencia de nosotros, como no están afiliados, quedan los otros dos concejales que igual tienen claro que no llega a nada, pero a lo mejor sí vale para hacer fuerza y que vengan inversiones y no nos tengan en el olvido», concedió Villa, quien llegó a las filas socialistas al abandonar la UPL.

Boñar se convierte en el ayuntamiento número 16 en sumarse, tras León, Valderrey, Urdiales del Páramo, Mansilla de las Mulas, Villamañán, Boca de Huérgano, Villaquilambre, Matadeón de los Oteros, Crémenes, Cabrillanes, Cuadros, Santa María del Páramo, Castrocontrigo, Cabreros del Río y Cubillas de Rueda. En siete con votos del PSOE, en 5 con apoyos del PP, en dos de Podemos y en uno de Cs. Sólo decayó en San Justo de la Vega y La Pola de Gordón, pese al respaldo de IU.

La indisciplina en el PSOE permite aprobar la moción leonesista en Villaquilambre y Boñar
Comentarios