martes. 31.01.2023

La Púnica se mete en un jaleo gordo con el calendario

La sombra de los retrasos planea sobre el juicio, que podría ser nulo si acaba en enero
                      Marcos Martínez, a su llegada ayer a la Audiencia junto a su letrada, Natalia Escanciano. BENITO ORDÓÑEZ
Marcos Martínez, a su llegada ayer a la Audiencia junto a su letrada, Natalia Escanciano. BENITO ORDÓÑEZ

En la azarosa vida judicial de la Operación Púnica , un nuevo contratiempo se cierne sobre el juicio. Resulta que esta semana, que en teoría estaba llamada a ser la última de celebración del juicio, con finalización prevista para el próximo jueves. Pero se baraja ahora la hipótesis de que incluso pueda ser necesario extender las sesiones hasta el próximo mes de enero.

El asunto tiene miga. Más de la que parece. El protocolo judicial exige no superar un plazo máximo determinado entre sesión y sesión, o de lo contrario, se podría incurrir hasta en una nulidad, que sería la guinda que colmaría el pastel de esta causa.

Pero ayer sobrevinieron dos nuevos problemas. Primero, la meticulosidad de los abogados defensores, ya evidente desde el primer testigo. El teniente jefe del operativo de la Guardia Civil que instruyó la investigación se comió toda la sesión matinal respondiendo las preguntas y no dejó hueco para el siguiente testigo, que también estaba citado para el lunes.

Así la sesión de este martes ya va a comenzar arrastrando materia, que debería de haber quedado resuelta el lunes y a buen seguro acumulará más demoras que, como una bola de nieve, se cierne sobre el calendario.

Advirtió entonces al final de la sesión el magistrado ponente, Jesús Eduardo Gutiérrez, que será necesario habilitar otra semana extra, más allá de lo previsto y sugirió las fechas del 12, 13,1 4 y 15 de diciembre. El problema surgió desde la bancada de letrados leoneses. Juan Carlos Zataraín, abogado del interventor de la Diputación, Jesús López, manifestó que ya tiene señalados al menos tres juicios en León y que la suspensión de la causa en Madrid se antoja inevitable.

Así las cosas, y teniendo en cuenta que este año las Navidades son periodo inhábil en los juzgados por primera vez en la historia, habría que desarrollar el resto de las sesiones ya en 2023. Pero la legislación se opone a esta modificación y el embrollo en el que se mete el calendario tiene difícil resolución.

La primera mañana de interrogatorios resultó ajustada al guión. El teniente de la UCO tiene claro que Barazón iba a ajustar el pliego de condiciones de las cafeterías de San Isidro a las necesidades de Alejandro de Pedro, con la connivencia de Jesús López y el apoyo de Pedro Vicente Sánchez, para mejorar la reputación política del entonces aspirante a presidente de la Diputación, asesorado por el exalcalde socialista de Cartagena, Alonso Conesa. Para las defensas, no hay nada probado. De hecho, ni se adjudicó el contrato. Toda la sesión se dedicó a buscar grietas al informe oficial de la Guardia Civil.

La Púnica se mete en un jaleo gordo con el calendario
Comentarios