miércoles 8/12/21

No hay entrada a la capital leonesa que soporte más densidad de tráfico que ese acceso vertical de la carretera de Asturias, donde acaban de expirar la LE-20; la circunvalación con más tránsito de los tres tramos que acordonan la ciudad. Las más demandada. Más de veinticinco mil vehículos al día, que suman hasta dos mil vehículos a la hora en esos tramos de máxima demanda, en torno a las tres de la tarde, cuando confluyen los picos de salida de la jornada laboral y los colegios. Más, incluso, que la aportación de la Avenida de Europa y la traza de Alcalde Miguel Castaño, a donde llegan parte de la Ronda Este, los accesos sur de León, por la N-601 y la prolongación de la Ronda Sur, que con 18.000 vehículos mira a distancia los registros de la zona norte.. Fernández Ladreda soporta un encaje de 16.000 vehículos al día, que encumbran esta arteria en la tercera posición del podium del cauce más relevante en el acceso a la capital leonesa. La presión que vivió el cruce de Michaisa a lo largo de la década de los noventa y primeros años de este siglo, que alivió de forma notable el paso inferior en el cruce de la avenida de Antibióticos y la N-120, tiene ahora un reflejo evidente en el espejo de la rotonda de Cantamilanos. Sobre todo, en esa horquilla de primera hora de la tarde, cuando la cola de la retención se queda fuera del casco urbano de León.

El punto con más tráfico entre los accesos a la ciudad
Comentarios