miércoles. 29.06.2022

—¿Qué estrategia prevé para que los afiliados tengan más protagonismo?

—El afiliado nunca debió perder su papel dentro de la estructura. Por eso haremos reuniones comarcales y locales con afiliados de forma periódica a lo largo del año, para escuchar, aprender y hacerles sentir partícipes del proyecto.

—¿Quién le quitó ese protagonismo al afiliado?

—Nadie, pero si tú al afiliado no le preguntas, no le das cariño, no te acerca a él, lo que hace es darte la espalda y desactivarse. Lo que yo haré serán reuniones comarcales y locales de forma periódica, y crearé canales de comunicación para que se pueda escuchar al afiliado y se sienta partícipe.

—¿No se ha escuchado al afiliado últimamente?

—No.

—¿Deben los afiliados elegir a los candidatos a los grandes ayuntamientos, a las Cortes, a la Diputación y al Parlamento?

—Los afiliados deben ser la piedra angular sobre la que este partido debe recuperar las grandes alcaldías y también las más pequeñas a lo largo y ancho de nuestra provincia.

—¿Eso quiere decir que les consultará en todos estos casos?

—Dentro de esos canales de comunicación que abriremos no digo que se harán elecciones directas, pero sí que se va a tener en cuenta sus opiniones para tomar las decisiones. Aunque al final el candidato de León o de la Diputación lo elige Madrid, y San Andrés y Ponferrada, Valladolid

—Pero supuestamente se hace tras consultar a León.

—El partido preguntará a los afiliados en cada uno de los lugares.

Ahora mismo tenemos este marco autonómico, no se puede cambiar. León está dentro de una comunidad autónoma con dos regiones y hay que intentar que sea lo más fuerte posible dentro del modelo que tenemos

—¿Cuál es su plan para recuperar la Diputación?

—La Diputación nunca se debió perder pero pasó por diversas circunstancias. A día de hoy todas ellas tienen solución. El diputado de Cistierna, si yo soy presidente del partido, será de nuevo del PP. Y ahí tendremos ganado el 90% del futuro gobierno provincial.

—¿Por qué está tan seguro de recuperar ese diputado?

—Conozco esta comarca casi tan bien como la mía de Sahagún. Tengo la radiografía hecha de dónde fallamos y dónde no se tomaron las soluciones que ahora se tomarán.

—¿El presidente del PP debe aspirar a presidir la Diputación?

—Eso es algo que deben decidir los órganos competentes. El presidente del partido estará donde mejor pueda ayudar a tener un proyecto ganador.

—¿Pero le gustaría serlo?

—Cuando llegue el momento, lo diré. Ahora digo que me gustaría ser el candidato al Ayuntamiento de Almanza.

—Esa no es la pregunta. ¿Descarta ser el aspirante a presidir la Diputación?

—No.

—Su modelo de gestión del partido, ¿tendría más de Carrasco o de Majo?

—Mi modelo es el que llevo 6 años implantando en mi ayuntamiento y en mi comarca. Cercanía, trabajo e ilusión; con eso tendremos un futuro ganador.

—No ha respondido.

—A ninguno. Tendría cosas buenas de Juan, como la mano izquierda, y de Isabel, la capacidad de trabajo.

—¿Vox es un posible aliado para gobernar donde se necesite o un rival al que socavar?

—Vox es un partido con el que se puede llegar a acuerdos, igual que con otros, siempre poniendo el bienestar del ciudadano por encima de los intereses políticos.

—¿Piensa tocar a alguno de los candidatos de Cs?

—No quitamos candidatos a nadie. El PP es una casa abierta que recibe a todo el mundo que quiera volver o que quiera venir, si está en otros partidos. Recibimos afiliados o simpatizantes que se han cansado de sus partidos y quieren venir aquí.

—¿Qué significa su apuesta de renovación? ¿Hasta dónde quiere llegar?

—Renovar no es rejuvenecer. Es cambiar determinadas políticas e intentar que el partido vuelva a la calle, vuelva a recorrer todos los rincones de la provincia, vuelva a estar cerca de los problemas y luche por sus soluciones.

—¿Cree que los cargos públicos desaparecen de la gestión de los partidos entre unas elecciones y las siguientes?

—Soy alcalde y senador. Mientras he llevado la comarcal de mi partido en Sahagún, creo que es importante compaginar de forma proactiva ambos mundos, ya que se necesitan el uno al otro.

—¿Cómo solucionaría la situación económica del partido, lastrada por la hipoteca de la sede de León?

—El partido necesita un cambio, no sólo de apariencia sino también de fondo. Un partido fuerte y ganador, vivo y eficiente, trae aparejada mayor masa activa de afiliados y, con ello, un impulso económico y social a nuestra estructura. Habrá que ver la situación

—¿Cuál es su posición en el debate del leonesismo?

—Yo creo en un León fuerte y reivindicativo, que luche por los leoneses, que defienda sus problemas, y trabaje para que el futuro de nuestros jóvenes y pueblos sea mejor que el presente.

—¿Es partidario del marco autonómico o le gustaría una comunidad de la Región Leonesa?

—Quiero un León fuerte de cualquiera de las maneras, con dos o con siete.

—¿Lo cambiaría?

—Ahora mismo tenemos este marco autonómico y hay que luchar para que León sea más fuerte dentro de él. Es el marco que hay que respetar. Ahora mismo no se puede cambiar.

—¿Pero lo cambiaría?

—Hoy, no.

—¿Mañana?

—Ahora mismo León está dentro de una comunidad con dos regiones y hay que intentar que sea lo más fuerte posible dentro del modelo que tenemos.

—Toda la polémica del congreso demuestra el enfrentamiento en el PP. ¿Es irreconciliable?

—Para nada. Si el día 22 en las primarias, como yo creo y espero, apoyan mi proyecto, tenderé la mano a la otra candidatura y buscaremos hasta el 18 de julio incorporar a las personas que así lo quieran para intentar llegar con un proyecto de unidad.

—Ambos se anuncian como el candidato del aparato. ¿Pero cuál ha sido su papel real?

—Les hubiera gustado que se llegara con una lista de consenso, como se ha intentando varias veces desde esta parte. Están a la espera de lo que digan los afiliados. He dicho que soy el candidato de Madrid una, dos y las veces que haga falta. Quien ha dicho lo mismo y es mentira es mi contrincante. Soy el candidato de Madrid, de Valladolid y de todos los afiliados de León.

«Hay que intentar que el partido vuelva a estar cerca de los problemas de la calle»