viernes. 27.01.2023
Anestesista de la Clínica Universitaria de Navarra

«Quienes no han sufrido en la vida no saben cómo afrontar el dolor»

«El dolor agudo se podría tratar en los centros de salud pero la gente no le da importancia y piensa que no es su competencia», explica Mbongo, que hoy estará en El Club de Prensa
Asegura que eliminar el dolor, o reducirlo, es la mejor manera de mejorar la calidad de vida de una persona pero admite que la gente, los médicos en general, no está muy preocupada por ello porque no le dan importancia. El dolor agudo, con una causa, podría tratarse en los centros de salud, recalca el doctor Mbongo que esta tarde, a las 20.00 horas, pronunciará una conferencia sobre el manejo del dolor agudo y crónico, una charla organizada por el servicio de Medicina Interna del Hospital de León y que se desarrollará en el Club de Prensa de Diario de León, en Gran Vía de San Marcos, número 8. -¿Existe un umbral del dolor diferente en función de la edad o del sexo? -No, realmente no existen diferencias por sexo o edad, lo que realmente condiciona es cómo ha vivido esa persona; una persona que no ha tenido problemas graves, que no ha sufrido, no sabrá cómo afrontar el dolor. Aguantar el dolor depende de la vida anterior de cada persona. -¿Se puede eliminar cualquier dolor? -Los dolores agudos, aquellos que tienen una causa detrás, sí se pueden eliminar e incluso se podrían tratar en los centros de salud, pero no se hace porque la gente no le da importancia y piensa que no es algo de su competencia. En los dolores crónicos, en lo que la causa está oculta o no existe es mucho más difícil atajar el dolor porque existen otros factores. -¿Qué componentes? -Los dolores crónicos son básicamente oncológicos y para tratarlos hay que saber que son dolores complejos en los que hay factores somáticos pero también psicológicos y de entorno social y familiar. Si no conoces estos factores, puedes equivocarte y no acabar con el dolor. En este tipo de dolores es necesario, muchas veces, informar al paciente de que no se puede hacer nada más y mostrarle cómo afrontar ese dolor. -¿Siente menos dolor una persona con un entorno familiar y social favorable? -No es que sienta menos dolor, es que lo aguanta mejor. El dolor tiene un componente psicológico importante que hace que se interprete como tal. El dolor es muy difícil de definir o de interpretar porque, a veces, no es más que ansiedad que el cerebro confunde con dolor. No obstante, un paciente rodeado de su familia tolera mejor el dolor. -¿Eliminar este sufrimiento es la mejor manera de mejorar la calidad de vida? -Esa es la finalidad de las unidades del dolor, mejorar la calidad de vida de los pacientes; si no puedes acabar con ese dolor, conseguir al menos que el enfermo lo aguante y lo lleve con finalidad. Es posible que el paciente tenga alguna fase de dolor pero ante ese dolor continuo debemos procurarle momentos de tranquilidad. ­-¿Ha habido un avance importante en los tratamientos? -Sí, en 1990 la Organización Mundial de la Salud estableció una serie de escalones en el tratamiento del dolor, tres peldaños que formaban los antiinflamatorios, los opió ideos menores (como la codeína) y los opió ideos mayores (un grupo que incluye la morfina). En estos momentos podemos trabajar con tratamientos invasivos, que serían el cuarto escalón, que consiste en colocar bombas (catéteres) que hacen pasar la medicación continua y directamente, acceder al nervio concreto para evitar que transmita el dolor o tratarlo con radiofrecuencia. -En la conferencia de esta tarde, ¿qué va a presentar? -Es una charlad dirigida a profesionales de Medicina Interna y Oncología que tratan diariamente a pacientes con dolor y vamos a mostrar cómo tratamos éste en la Clínica Universitaria de Navarra, los protocolos y tratamientos que usamos en el centro y en el Servicio de Anestesia. -Su visita a León incluye también la presentación de un proyecto solidario (Sábado, 12.00 horas, Hostal de San Marcos) en un hospital en Congo. ¿En qué consiste? -Es un centro radicado en un barrio periférico de la capital de Congo que queremos ampliar para que cuente con 150 camas de hospitalización. -¿Cómo pueden los leoneses ayudar? -Tratamos de ofrecer la posibilidad de que puedan hacer algo bueno con lo que tengan a su alcance; quienes tengan posibilidades económicas con dinero y el resto con su tiempo, con material o con lo que puedan. Lugar: Club de Prensa del Diario de León (calle Fajeros). Hora: A las 20.00 horas. Entrada libre hasta cubrir el aforo.

«Quienes no han sufrido en la vida no saben cómo afrontar el dolor»