domingo 05.07.2020
DGT

Los radares 'cazaron' a 35.799 conductores en León

Tanto los fijos como los móviles detectaron casi 36 mil infractores que conducían por encima de la velocidad permitida
Uno de los radares trasladados en 2020 a la avenida de la Universidad. RAMIRO
Uno de los radares trasladados en 2020 a la avenida de la Universidad. RAMIRO

Los radares móviles han intensificado su control en las carreteras de la Comunidad, según reflejan los datos estadísticos facilitados a Efe por la Dirección General de Tráfico (DGT), que ponen de manifiesto que el año pasado se registraron 111.197 infracciones frente a las 62.085 de 2018, es decir, 49.112 más.

Este tipo de cinemómetros son publicados desde el 1 de julio de 2015 como medida de disuasión y prevención, ya que el exceso de velocidad está detrás, además de muchos de los accidentes, de una gran parte de las denuncias al volante y acarrea el mayor número de puntos detraídos en los carnés, según recuerda la DGT.

Sin embargo, en Castilla y León el anuncio del tramo en el que están ubicados por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) no se ha traducido en un menor volumen de multas por incumplir los límites establecidos, y, muy al contrario, se ha producido un incremento de casi el 80 por ciento.

Así, aunque en 2019 un total de 30.473 sanciones se han interpuesto a través de un radar móvil con parada (un 10,8% menos que en 2018, cuando fueron 34.184), las infracciones captadas por los radares móviles en los que no se produce la detención del vehículo para la identificación del conductor se han casi triplicado al pasar de 27.901 a 80.724.

Por otro lado, los datos facilitados por la DGT, de la que es responsable Pere Navarro, exponen que la cifra de personas 'cazadas' por el cerca de centenar de dispositivos fijos de vigilancia colocados sobre el asfalto de Castilla y León han descendido un 24,3 por ciento en 2019 con 166.008 denuncias formalizadas frente a las 219.554 del año inmediatamente anterior.

Una caída que se ha producido a pesar de que la DGT instaló el pasado mes de julio nuevos cinemómetros en cinco tramos de las provincias de Valladolid, Palencia, Burgos, Segovia y Soria. Tres de ellos en la N-122. Casi nueve de cada diez multas tramitadas por los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en la Comunidad en 2019 fueron por exceso de velocidad: 277.205 de 309.597.

Así, los radares, tanto fijos como móviles, han 'retratado' a una media diaria de 760 conductores pisando el acelerador más de lo debido en la red viaria de Castilla y León. Burgos, con un total de 69.509 denuncias por exceso de velocidad (47.624 por cinemómetros fijos), se sitúa a la cabeza de la Comunidad al acaparar la cuarta parte. Por detrás, figura la provincia de Segovia con 50.735.

Le siguen León (35.799), Valladolid (27.910), Salamanca (23.348), Zamora (19.922), Soria (19.644), Palencia (18.986) y Ávila (11.352).

Los radares 'cazaron' a 35.799 conductores en León