jueves 19/5/22

La radiología convencional, que es el primer método indicado para evaluar los miembros, el tórax y, a veces, la columna vertebral y el abdomen de los pacientes, se erigió en la prueba diagnóstica reina en los centros de especialidades ligados al Hospital leonés el año pasado. La Condesa y José Aguado efectuaron 50.000 de esas pruebas y 22.000 ecografías, en busca de posibles infecciones de la vesícula biliar y renales; cáncer de riñón, páncreas e hígado; pancreatitis y apendicitis y aneurismas. De modo que al 40% de los usuarios de una consulta externa se le practicó una radiología o una ecografía para descartar o confirmar dolencias.

Algunas de esas patologías requieren operación y, según el balance de Sacyl, los hospitales de León y El Bierzo fueron acumulando cada vez más pacientes en el fichero quirúrgico a lo largo de 2021 hasta generar una bola de 10.365 enfermos pendientes de operarse (6.949 en León y 3.891 en Ponferrada), frente a los 6.434 con que se cerró el documento en 2020. Un 61% más que la Consejería de Sanidad justifica en las sucesivas olas covid y en las especialísimas circunstancias que se han vivido con la pandemia. A ellos se suman otras 2.200 personas que rechazaron una cirugía en la fecha prevista y que vuelven a incorporarse a la lista quirúrgica y otros 1.100 que no pudieron programarse. La situación de atasco más complicada se produce en Traumatología.

Una radiografía o una ecografía para el 40% de usuarios atendidos
Comentarios