lunes. 27.06.2022
Ramiro Pinto lee con el árbol al fondo.

Lo ve todas las noches desde que comenzó la huelga de hambre hace quince días y lo quiere convertir en el símbolo de su lucha. El activista Ramiro Pinto consiguió ayer que la cuadrilla municipal no podara un árbol de la calle Gran Vía de San Marcos. «Es precioso porque tiene una farola debajo que lo ilumina y me gustaría que permanezca así como símbolo». El concejal de Parques y Jardines, Julio Cayón, se desplazará hoy para hablar con el activista y debatir sobre esta insólita propuesta que no choca a sus más allegados conocedores de su firme compromiso con el medio ambiente. Ramiro Pinto está débil. Permanece en huelga de hambre para reclamar que todos los desempleados tengan prestaciones. Ha perdido 15 kilos. Un equipo médico lo visita todos los días para controlar sus constantes vitales. «Dejaré la huelga el 2 de agosto. Se está organizando una manifestación de la plataforma en Madrid, a la que no podré ir». La plataforma Parados en Movimiento protagonizó ayer una concentración de apoyo en Valladolid.

Ramiro Pinto quiere convertir un árbol en el signo de su lucha