miércoles. 10.08.2022

La raya verde ya no te vigila

El Ayuntamiento empieza a borrar la línea codificada que se pintó en Padre Isla y Álvaro López Núñez tras recoger los datos necesarios para poner en funcionamiento el plan piloto del transporte inteligente
                      Los primeros tramos de línea verde con botones empezaron a borrarse ayer. MIGUEL F. B.
Los primeros tramos de línea verde con botones empezaron a borrarse ayer. MIGUEL F. B.

Se había convertido en un elemento urbano más, pero de momento desaparecerá. La línea verde codificada que marcaba el carril derecho de la calzada desde el número 38 de la avenida Padre Isla hasta el entronque con la plaza del Espolón, Álvaro López Núñez mediante, se empezó a eliminar ayer. Medio año después de que apareciera, el elemento fijado para la recogida de datos del plan piloto del transporte urbano ha cumplido ya su función.

La línea verde codificada se vendió como el instrumento para registrar los datos de conducción de este tramo de la línea 4 del autobús urbano de León con el objetivo de elaborar un modelo digital. El plan piloto persigue la geolocalización para saber de manera exacta dónde se halla cada vehículo, cuándo llegará a cada parada, por qué vía circula y la huella de carbono que deja a su paso.

La estrategia la firman en conjunto el Ayuntamiento de León y la Consejería de Fomento de la Junta, por de una subvención del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, tras haberse presentado a la convocatoria del programa Next Generation de los Fondos Europeos de Recuperación y Resiliencia. La actuación tiene concretados ya los primeros 10,6 millones de euros para avanzar en la digitalización.

Los primeros pasos dados se encuadran en un modelo de transporte pionero que depende todavía de que se confirme el resto de la inversión de la UE. Los fondos, hasta un presupuesto total de 69 millones de euros, servirán para la modernización de la flota de autobuses con la incorporación de vehículos eléctricos y de hidrógeno, «la creación de una arquitectura de transporte inteligente ITS, que permita la implantación de un modelo de transporte público digital, conectado y cohesionador que desarrolle espacios de integración e intermodalidad entre la ciudad de León y su alfoz», y la mejora de «la calidad de vida de las personas».

El proyecto, como detallaron el consejero, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el alcalde, José Antonio Diez, dibuja la construcción de un centro de control pionero referente para investigar sobre las nuevas tecnologías en este sector, “el despliegue de tecnología innovadora y disruptiva en el transporte público RPS (Radar Possition System) necesaria para un transporte conectado y semiautónomo; el desarrollo de un ecosistema startup; un Sandbox regulatorio de movilidad, y un Laboratorio de Innovación».

Para lograrlo se instalará «un dispositivo de radares que permitiría localizar dónde está cada vehículo en cada momento o la recarga de los autobuses con fuentes no contaminantes como electricidad o hidrógeno», citaron los promotores, que aventuraron que se podrían crear hasta 40 puestos de trabajo directos. «Su implementación en la ciudad de León y su área metropolitana permitirá avanzar en el objetivo de lograr una movilidad pública comprometida con la sostenibilidad ambiental, la digitalización y la innovación tecnológica», comprometieron.

La raya verde ya no te vigila