domingo. 14.08.2022

La consejera de Educación de Castilla y León, Rocío Lucas, rechazó ayer la propuesta de nueva Ebau planteada por la ministra Pilar Alegría, ya que «no soluciona el problema de igualdad de oportunidades», ahonda en la «devaluación del esfuerzo» y en la «reducción de contenidos», y ha vuelto a reivindicar una prueba de acceso a la universidad única. Lucas, quien participó en un encuentro telemático entre la ministra y los consejeros de Educación de las comunidades autónomas, se opuso al nuevo modelo de la selectividad y reiteró la petición de la Junta para que los estudiantes puedan elegir con libertad y en igualdad de condiciones, la universidad donde desean estudiar.

«El sistema educativo de Castilla y León destaca por su calidad y equidad, donde prima una cultura del esfuerzo que no regala aprobados. Por ello, con un distrito universitario único, es injusto que las pruebas de la Ebau sean diferentes en cada comunidad», sostuvo Lucas, quien consideró que «cuando se ha hecho un modelo más homogéneo entre autonomías, se ha podido comprobar que los alumnos de Castilla y León van muy preparados a las pruebas y obtienen mejores calificaciones».

«Es más de lo mismo: reducción de contenidos, devaluación del esfuerzo y empobrecimiento del sistema educativo», en «una nueva oportunidad perdida, que supone el rechazo a la implantación de la Ebau única y contribuye a perpetuar el injusto y discriminatorio sistema actual. La propuesta no sirve», criticó Lucas para avanzar que seguirán «trabajando y haciendo aportaciones para que la Ebau única, que Castilla y León viene demandando desde hace años, sea realidad».

Rechazo de Lucas «porque devalúa el esfuerzo» y «reduce contenidos»