martes 19.11.2019

«Hay que recuperar la confianza que nuestra profesión ha perdido»

«Hay que recuperar la confianza que nuestra profesión ha perdido»

«Si los hombres fuesen ángeles, el gobierno no sería necesario. Si los ángeles gobernaran a los hombres, saldrían sobrando lo mismo las contralorías externas que las internas del gobierno». Alfonso Peña comenzó su intervención recordando este pasaje de James Madison, uno de los padres de la Constitución Americana. «La legislación nos creó en 2010 para controlar la gestión de los gobernantes. Auditamos los ingresos, gastos, y la contabilidad en general; y supervisamos el trabajo de las personas que gestionan los fondos públicos», explicó, además de intentar corregir las actuaciones irregulares que detectan. Peña focalizó la legitimidad de sus poderes en las potestades que les concede la legislación reguladora, aunque el atributo más importante «es la independencia», concepto que quiso aclarar. «La independencia es cuando tenemos capacidad de decidir qué se somete auditoría; cómo se hace esta auditoría; y dónde y cuando se presentan las conclusiones de la misma, sin estar influenciados por prioridades de órganos externos», matizó el presidente. También se mostró reivindicativo en torno a la legitmidad de este tipo de instituciones, que han visto una «pérdida de confianza de la ciudadanía y del resto de instituciones» que necesitan recuperar. «En los últimos años hemos tenido problemas que han influenciado a esta pérdida de legitimidad, como un informe del Gobierno que propuso el fin de las cámaras autonómicas porque su función ya la desarrolla el Tribunal de Cuentas. Nuestra profesión se resintió mucho de esta agresión, y además creemos que hay que fortalecer y ampliar los mecanismos de control, no quitarlos», denunció. La auto crítica también caracterizó su discurso, que dejó una larga lista de aspectos a mejorar, entre los que se encuentra «conseguir que los informes lleguen a todas las personas de forma comprensible, que sean más cortos, y más oportunos ya que en muchas ocasiones las materias que tratamos no tienen interés para la opinión pública o para los organismos de destino», factor último que se debe a que las normas reguladoras «a veces son demasiado encorsetadas».



PROBLEMA COMÚN


«La despoblación nos toca de cerca. Aragón tiene comarcas que presentan la misma realidad que los pueblos de Castilla y León. Hemos presentado un trabajo sobre el fondo de reestrucutración de poblaciones mineras desde 1996 a 2018 porque había interés por conocer los resultados de este plan. Una de las primeras conclusiones fue que, aunque no era el objetivo prioritario, las comarcas mineras de Teruel eran las que más población habían perdido de la provincia durante el programa. No sólo no sirvieron para fijar población, sino que esas comarcas fueron las que mas perdieron», informó.

«Hay que recuperar la confianza que nuestra profesión ha perdido»