viernes 27/11/20

La reforma empezará por la zona del entronque con Guzmán

Los trabajos de reforma y urbanización de las calles Ordoño II, Alcázar de Toledo y las calles anexas comenzarán este miércoles con el levantado y demolición de baldosas y bordillos en la avenida, para lo que se cortará todo el tráfico viario en la calle.

Según ha informado el Ayuntamiento de León en un comunicado, la obra tiene un plazo de ejecución de tres meses por lo que, según estas previsiones, deberán concluir en la tercera semana de noviembre.

Los trabajos conllevarán demolición de baldosas y aceras, impermeabilización en la zona del aparcamiento subterráneo, colocación de la rigola, mejora en la iluminación, señalización vial y pintura de la calle.

Para minimizar los efectos de esta obra, se actuará por fases que permitirán los accesos libres a los establecimientos y edificios de la calle durante el mayor tiempo posible.

A partir del miércoles, el tráfico se cerrará a todo tipo de vehículos en la calle por lo que se establecen vías alternativas por las calles aledañas.

En cuanto a los accesos de los residentes a las calles Juan Lorenzo Segura, Villabenavente, Alcázar de Toledo o El Carmen se establece el doble sentido en las vías para que los desplazamientos de entrada y salida se hagan por esas mismas calles.

Los accesos a las plazas de garaje de Ordoño se realizarán por Alfonso V y la salida por Gil y Carrasco.

Según ha explicado el concejal de Régimen Interior, Movilidad y Deportes, Vicente Canuria, esta transformación de la arteria principal de la ciudad "es una clara apuesta por la movilidad y la recuperación de espacios peatonales al igual que se hace en otras ciudades europeas".

También modificarán su recorrido cuatro líneas de autobuses: las líneas 1, 3, 4 y 10. 

La reforma empezará por la zona del entronque con Guzmán