jueves 27/1/22
                      Eduardo Morán, en una reciente entrevista en la capital leonesa. RAMIRO
Eduardo Morán, en una reciente entrevista en la capital leonesa. RAMIRO

El presidente de la Diputación fue elegido el pasado domingo por Luis Tudanca como presidente del PSOE en Castilla y León. Fiel a su forma de entender la política, ayer tocaba reunión con los responsables de Sanidad por un problema en el consultorio de Camponaraya. Sus vecinos siguen siendo lo más importante. Como la Diputación.

—Si no hubiese sido usted, ¿a quién cree que se tendría que haber nombrado presidente del PSOE de Castilla y León?

—No lo sé. Es algo que no tenía previsto. Cuando me lo planteó Luis Tudanca me lo pensé unos cuantos días. Al final, acepté. Hubiera podido ser cualquier compañero o compañera que tuviera un compromiso con el partido en Castilla y León. No podría dar un nombre. Hay muchos.

—¿Qué supone el cargo en lo personal para Eduardo Morán después de tantos años en el PSOE y qué significa en clave leonesa? La FSL es la que más militantes tiene a nivel autonómico.

—Es un honor. Y un reconocimiento de los compañeros y compañeras por mi trabajo a lo largo de muchos años en el partido y en las instituciones. Es también un gesto de Luis Tudanca para darle el peso político que tiene la provincia de León en el partido a nivel autonómico. Somos siete compañeros los que estamos en la Ejecutiva y eso quiere decir que el PSOE de León tiene un peso específico.

—¿Se puede interpretar también como un mensaje claro y nítido frente a posturas leonesistas como la del actual alcalde de León, José Antonio Diez?

—Está claro que el PSOE de Castilla y León y Luis Tudanca tienen un compromiso con León, que son conscientes de la situación por la que atraviesa la provincia después de tantos años de agravios de la Junta de Castilla y León. Incluso, en el propio Congreso se ha tratado el asunto del leonesismo con todo el cariño y cómo los socialistas de Castilla y León entendemos que tiene que ser ese arraigo y ese sentimiento. Lo que va a hacer la dirección del partido es no sólo tenerlo en cuenta sino reforzarlo todavía más para que tenga presencia en todos los debates que surjan de la legislatura dentro del partido.

—¿Eso quiere decir que se va a reconocer con hechos que esta Comunidad son dos regiones?.

—Eso lo hemos tenido siempre claro en el PSOE de Castilla y León. Hay dos regiones dentro de la Comunidad y el partido sabe el peso de León. Son gestos del partido con la provincia pero el compromiso existe ya desde hace mucho tiempo. Espero que Luis Tucanda sea presidente de la Junta, porque va a plasmar ese compromiso político.

—¿Le incomoda debatir en la Diputación la moción leonesista?

—No. Soy una persona que afronta los problemas con claridad y transparencia. Siempre he dicho que no me parece prioritario dentro del trabajo. Todo el mundo sabe el sentimiento leonés que tenemos en el equipo de gobierno. Y todo nuestro trabajo y el presupuesto de la Diputación es por y para los leoneses y leonesas y la provincia. Queda claro nuestro compromiso con el leonesismo.

—¿Qué papel va a jugar Eduardo Morán en el próximo Congreso Provincial, que se celebrará el 18 de diciembre?

—Termino mi mandato como vicesecretario general con Cendón y estaré donde él quiera que esté. Mi compromiso es claro; ha hecho un buen trabajo y es un líder incuestionable en la provincia, que tiene mucho futuro. Sabe que cuenta con el respaldo de la agrupación de Camponaraya y el mío personal.

—¿Habrá una sola candidatura a la Ejecutiva Provincial?

—Sí; ahora el trabajo del secretario general es que sea lo más consensuada posible. En ese trabajo está y ahí estaré si me necesita. Nuestro partido goza de excelente salud y tenemos que aprovechar este momento.

—En el caso del alcalde de León, ¿también se integrará en la candidatura?

—Al haber una sola candidatura, Javier Alfonso Cendón es lo suficientemente hábil e inteligente políticamente, y no sólo en la vida política, como hacer una ejecutiva que represente a la mayoría del partido en la provincia, y cuando digo la mayoría me refiere también a León capital, cómo no. Yo creo que una vez finalizado el Congreso, todos los compañeros y compañeras nos vamos a ver representados.

—Después de más de dos años en la Diputación, ¿le apetece repetir como candidato?

—Como equipo, creo que cuatro años son pocos y que este equipo necesita otros cuatro para poder culminar varios proyectos. La pandemia ha sido muy dura, y no es una disculpa. No sé si estaré en el próximo equipo, pero me gustaría que un compañero o compañera socialista fuese el presidente para continuar este trabajo. No importan las personas; lo importante es el proyecto, porque al final de este mandato vamos a demostrar que hay otra forma de hacer las cosas.

—Puede darse la circunstancia de que el PSOE tenga más votos, pero pierda por el reparto de diputados por circunscripciones.

—Es una elección indirecta, y puede ser. Los compañeros en los ayuntamientos están trabajando muy bien y espero que dé como resultado una mayoría para gobernar la Diputación.

—¿La gestión de Ponferrada puede ser un lastre?

—Entiendo que no. Se están haciendo cosas bien; hay que ver cuál es la situación económica del Ayuntamiento de Ponferrada y que hay un cambio importante dentro de la gestión, con tres partidos, y eso es mucho más complejo a la hora de tomar decisiones. Al final del mandato se va a notar el cambio de gobierno del Ayuntamiento de Ponferrada.

—¿Y cómo ve al Bierzo desde la atalaya del Palacio de los Guzmanes? ¿Se ve lejos?

—En absoluto. Me encuentro muy bien en León. A veces esa distancia sentimental no la veo. Me siento muy cercano a todos los pueblos. En la Diputación, no hay diferencias a la hora de tomar decisiones.

—¿Teme que el PSOE se vea afectado por estos movimientos de la España vaciada?

—El problema de la despoblación es de hace 30 años; sabemos cuáles son las soluciones. Estos paracaidistas no van a aportar nada. Es oportunismo político. No nos van a decir cuáles son los problemas y las soluciones.

—Siendo ahora presidente del PSOE en Castilla y León, ¿le gustaría dar el salto a las Cortes, incluso al Senado o al Congreso?

—No me lo he planteado nunca. He hecho política en el ámbito municipal, en la Diputación, que es el ayuntamiento de los ayuntamientos, y me encuentro muy a gusto en la política más cercana. Es la que conozco. Cualquier otra es desconocida para mí. No puedo decir que en otro momento esté en otro sitio o incluso en mi casa descansando. El tiempo dirá, siempre estaré a disposición de mi partido donde llevo militando 40 años. En la medida de lo posible siempre he sido disciplinado para aportar trabajo a los compañeros y compañeras. Ese es mi compromiso desde que me afilié al PSOE.

Eduardo Morán: «Hay dos regiones en esta comunidad y el partido sabe el peso que tiene...