martes 07.07.2020
Alumbrado público

La renovación del alumbrado sigue sin completarse tras un año de concesión

La empresa coloca las últimas luminarias pero todavía tiene pendiente cambiar los cuadros
Al Paseo de Papalaguinda le toca estos días. MARCIANO PÉREZ
Al Paseo de Papalaguinda le toca estos días. MARCIANO PÉREZ

Primero se anunció que para finales del pasado año estaría lista. Luego, se amplió el plazo hasta mediados de abril. Ahora, cuando se van a cumplir casi un año desde que comenzaron los trabajos, la empresa concesionaria todavía se afana en la renovación del alumbrado público del municipio. Si se cumple la última previsión, a lo largo del mes que entra se ultimarán los trabajos para sustituir las luminarias que quedan pendientes e instalar los cuadros de mando que completan el sistema de eficiencia energética que venía apuntado en los pliegos del concurso de concesión pública.

La remesa pendiente de farolas se centrará ahora en el paseo de Papalaguinda. Los báculos, que en los últimos días se apilaban en el suelo, junto al talud que separa la zona de la avenida de la Facultad, se levantarán para colocar después en la parte superior las luminarias. Pero no son las únicas que quedan. La renovación se espera todavía también en Burgo Nuevo, donde los operarios hicieron trabajos de obra civil durante las semanas del confinamiento, salvo en las dos semanas de parada forzosa, pero todavía están los agujeros a la espera de que se coloquen los equipos de soporte e iluminación.

Previsiones
El nuevo sistema se emplazó para finales de año y luego para mediados de abril pero sin cumplirse

Al margen de la renovación de las luminarias, la concesionaria, que agrupa en una Unión Temporal de Empresas (UTE) a OHL, Ingesán y Fermasa, aún tiene por delante la colocación de los nuevos cuadros de mando. Salvo en la más de una treintena de equipos que ya se habían cambiado con el dinero del Plan E en 2011, que tan sólo tienen que ser adaptados, la concesionaria debe colocar nuevos los otros 170 que hay dentro de la infraestructura de iluminación del municipio. Su puesta en funcionamiento permitirá contar con un sistema en el que poder monitorizar las mediciones de los consumos diarios y, de forma telemática, ajustar la intensidad de cada luminaria en función de la potencia instalada.

La renovación completa se aguarda para poder revisar el equipamiento instalado. Con todo listo, el Ayuntamiento de León anunció a primeros de año que comprobaría si se cumple con las intensidades lumínicas exigidas, después de que el alumbrado se convirtiera en la principal queja de los vecinos por la falta de luz y el peligro para el tráfico, como llegaron a advertir los conductores de los autobuses en Sáenz de Miera. El contrato, que entró en vigor el 1 de junio del pasado año, liga al consistorio por diez ejercicios. La administración debe abonar a la concesionaria 2,07 millones al año por el sistema de eficiencia energética.

La renovación del alumbrado sigue sin completarse tras un año de concesión