jueves 22/10/20
Balance

Los robos y los hurtos se redujeron a la mitad durante la etapa más difícil del confinamiento

La criminalidad cayó en torno al 30% en la provincia pero la capital registró un aumento sensible del tráfico de drogas
Los ataques a negocios y propiedades particulares experimentaron un recorte en los meses del confinamiento. Enn la imagen, un escaparate, víctimas de un acto delictivo RAMIRO

Los delitos de robo y los hurtos bajaron prácticamente a la mitad durante el núcleo central del confinamiento, fijado en los meses de abril, mayo y parte de junio, de acuerdo a los datos recogidos por el Ministerio del Interior en su balance de criminalidad del primer semestre, de acuerdo al cual, en esa etapa se registró un ligero incremento de los ilícitos por tráfico de drogas en la provincia de León. En datos globales, la delincuencia cayó cerca del 30%, que fue mayor mientras duró la permanencia de la población en sus casas. El dato se modifica por la tendencia arrastrada del primer trimestre y por la vuelta a las infracciones legales más acusada en el mes de junio.

Según los datos registrados por los diferentes cuerpos policiales, durante los seis primeros meses del presente año las infracciones penales sumaron en la provincia un total de 5.458 hechos, lo que constituye un descenso del 27% con respecto al mismo periodo del año 2019, cuya cifra ascendió a 7.474. En León capital hubo 1.864 por los 2.795 del año anterior (-33,3%), en Ponferrada 779 por los 1.102 del ejercicio previo (-29,3%) y en San Andrés del Rabanedo 367 contra los 399 del balance previo (-8%).

Buena parte de dicho descenso está íntimamente correlacionado con las circunstancias derivadas de la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma para la gestión de la situación de la crisis sanitaria ocasionada por el virus y que estuvo vigente hasta el día 21 de junio.

Tres homicidios

El descenso a nivel nacional en los homicidios dolosos y asesinatos consumados contrasta con la explosión de casos en León, con tres episodios ejecutados y dos tentativas de homicidio. Bajan los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria (-36,5%); no se registran secuestros; el conjunto de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual se recorta (-45,7%); los robos con violencia o intimidación (-48,5%); los robos con fuerza (-35,1%, en domicilios -32%); los hurtos (-44,5%); y las sustracciones de vehículos (-36,7%).

Números cantan
La capital registró 1.864 ilícitos penales y la provincia completa sumó 5.458 hasta junio

Como excepción a dicho comportamiento, se produce un incremento de un 100,0% en las tentativas de homicidio doloso y asesinato consumado y un incremento de los delitos conocidos de tráfico de drogas en la capital (20%) que contrasta con la caída en el resto de la provincia (6,1%). En el caso del territorio nacional, el acusado descenso está muy relacionado en este caso con la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en el marco de planes específicos como el Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar, dado que en este fenómeno delictivo se producen muy pocas denuncias.

En el balance del Ministerio del Interior se ofrece una recopilación de datos de las infracciones penales registradas no solo a nivel nacional, sino también las referentes a las localidades con población superior a 20.000 habitantes, que en el caso de León son la capital, Ponferrada y San Andrés del Rabanedo. En la comunidad autónoma se computa en términos globales un recorte de la delincuencia del 22,2%.

Crecimiento exponencial

Las denuncias por ciberdelitos se incrementaron el pasado año en la Comunidad un 36,3% y alcanzaron las 10.964. Esta subida se suma al crecimiento exponencial que este tipo de delincuencia viene experimentado en los últimos años como consecuencia del uso generalizado de internet y del auge del comercio electrónico. Desde 2014, en Castilla y León casi se cuadruplicado las denuncias tramitadas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ya que ese año se contabilizaron 2.863, según un informe del Ministerio del Interior.

Las estafas cometidas a través de tarjetas bancarias constituyen la principal modalidad de ciberdelincuencia y el pasado año estuvieron detrás de más de la mitad de las denuncias. Además, estas infracciones penales se han multiplicado por ocho desde el 2014, al pasar de las 719 contabilizadas ese año a las a las 5.958 de 2019.

Al revés
Contra la tendencia nacional, suben los homicidios consumados y las tentativas

Los indicadores de seguridad que se recogen en este balance, siguiendo las recomendaciones y lo establecido por los estándares europeos, y en concreto, por la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat), son los que acumulan información relativa a homicidios dolosos y asesinatos consumados; homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa; delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria; secuestro; delitos contra la libertad e indemnidad sexual; agresión sexual con penetración; resto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual; robos con violencia e intimidación; robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones; robos con fuerza en domicilios; hurtos; sustracciones de vehículos; tráfico de drogas y total de infracciones penales.

Las cifras presentadas en el balance de criminalidad tienen carácter provisional, pendientes de su consolidación. En cualquier caso, sin una referencia sensible de la delincuencia.

Los robos y los hurtos se redujeron a la mitad durante la etapa más difícil del...