lunes 23/5/22
                      Cartel de prohibido aparcar desde mañana hasta el 20 de diciembre en Fernando I. FERNANDO OTERO
Cartel de prohibido aparcar desde mañana hasta el 20 de diciembre en Fernando I. FERNANDO OTERO

La Ronda Interior avanza sobre el terreno tras resolver en los despachos las expropiaciones de los inmuebles que se cruzan en el camino de una infraestructura básica, que debe solucionar problemas urbanísticos enquistados durante casi cuatro décadas. Ya hay señales disuasorias en los accesos a la calle Alfonso el Justiciero y Fernando I para que nadie aparque desde el lunes a las 8.30 horas hasta el 20 de diciembre.

En este mes largo se realizarán los derribos de los inmuebles para aclarar el espacio por el que se abrirá el nuevo vial, de 272 metros de longitud y un carril en cada sentido, en lugar de los dos que estaban planeados en un primer momento.

Los vecinos afectados ya han sacado las cosas de las casas expropiadas y en los próximos días arrancará la primera fase de la demolición y los trabajos sobre el terreno después de mucho tiempo de espera, retrasos y promesas incumplidas. El presupuesto con el que cuenta el Ayuntamiento para esta actuación es de 1,5 millones de euros, que se asumen a través del Plan Edusi, financiado al 50% por la Unión Europea. A esta factura hay que añadir cerca de 3,4 millones más para costear las expropiaciones del suelo.

Para 2023

La obra tiene un plazo de diez meses de ejecución, una vez se tiren las casas y se abra el nuevo espacio

Tras el derribo de las casas, el comienzo de los trabajos de la Ronda Interior empezará en el primer trimestre del próximo año, según los plazos fijados por el alcalde, José Antonio Diez, que da diez meses a la ejecución de la obra. Si se cumple ese calendario, la Ronda Interior estará lista al comienzo de 2023, tras prácticamente 40 años proyectada. Unirá la plaza del Espolón con el entorno de la avenida Príncipe de Asturias, que entronca con el enlace de la Ronda Este.

Dispondrá además de 27 aparcamientos en batería, habrá bancos, plantarán árboles, se cambiará la iluminación —esta semana cortaron la luz en la calle— y se reordenará la circulación de La Palomera, que cambiará de dirección.

También propiciará la peatonalización de la calle Carreras y de la carretera de Los Cubos, en el entorno de la muralla. Se aliviará el tráfico en todo la zona e, incluso, se aprovechará para cambiar la red de saneamiento de los colectores. Cada día pasan por este enclave más de 32.000 vehículos —17.023 en Carreras hacia el Espolón y 15.524 en Los Cubos hacia San Lorenzo—.

La Ronda Interior avanza con el derribo de las casas