miércoles 28/7/21

INTERACTIVO | La Ronda Interior estará lista al comienzo de 2023, tras más de 40 años proyectada

La actuación presenta un presupuesto de 1,5 M€ que se sumarán a los 3,4 M€ de las expropiaciones de los terrenos

La Ronda Interior no se convertirá en una carretera. El Ayuntamiento de León presentó ayer la propuesta de actuación de la denominada vía de penetración norte con la que se unirá la plaza del Espolón con el entorno de la avenida Príncipe de Asturias y, desde allí, con el enlace de la Ronda Este. La infraestructura, que avanzará por la manzana expropiada que definen las calles Fernando I y Alfonso el Justiciero, contará con un carril en cada sentido, en lugar de los dos que había planificados en un primer momento, dispondrá de 27 plazas de aparcamiento en batería, se aprovechará para la colocación de bancos y arbolado, sumará el cambio de la iluminación y obligará a reordenar la circulación de la calle La Palomera. Para lograrlo, se cuenta con un presupuesto de 1,5 millones de euros que se afrontarán con el plan Edusi, en el que la UE financia el 50%, a los que se suman los cerca de 3,4 millones de euros que se estima que sumará el coste de las expropiaciones del suelo y que ya tienen consignación con fondos propios en los presupuestos del consistorio de la capital leonesa de los ejercicios 2020 y 2021.

El proyecto se enmarca en una programación temporal que anuncia la licitación para el mes de septiembre y el comienzo de las obras para el primer trimestre del próximo año, como reseñó el alcalde de León, José Antonio Diez, quien detalló que para entonces se cuenta con tener cumplimentado el expropiatorio de los terrenos, cuya relación de bienes de la segunda fase se aprobará en el Pleno de este mes. Desde ahí en adelante, el calendario trazado por el regidor aventura que, con 10 mese de ejecución de obras, a primeros de 2023 se estrene la Ronda Interior: una infraestructura que ya aparecía en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1982, que se arrastró en el de 2004 y que hasta ahora no había encontrado un sustento económico suficiente en ninguno de los mandatos políticos que se la han encontrado en los cajones del departamento municipal de urbanismo.

Herencia a medio tramitar

La actuación, cuya tramitación comenzó el equipo de gobierno municipal precedente con su planificación dentro de la estrategia Edusi pero no logró que avanzara con el expropiatorio de los terrenos, permitirá desahogar el tráfico del Espolón. Pero no sólo como alivio circulatorio sino con el propósito de alejarlo de la muralla y propiciar la peatonalización de la calle Carreras y la carretera de Los Cubos. Para lograrlo, el Ayuntamiento «intentará buscar alternativas para el solapamiento» de los plazos de las dos obras, por medio itinerarios alternativos durante el tiempo de los trabajos, con el objetivo de que se finalicen casi a la vez, como expuso Diez, quien concedió que se espera que la Ronda Interior «esté un poco antes» porque cuenta con «menos complejidades» que la intervención junto a la fortificación romana, donde se aprovechará incluso para cambiar la red de saneamiento de los colectores. El alcalde insistió en que se trata de «una obra esencial para la movilidad y que afectará a la calidad de vida de los ciudadanos en la zona norte de la ciudad».

Los beneficios se notarán sobre todo en la plaza del Espolón, que «ahora es una rotonda que no funciona como tal» y que «ganará fluidez», al igual que le sucederá a la avenida «Álvaro López Núñez», como reseñó el regidor. El alivio lo aportará el vial de 3,5 metros en cada uno de los dos carriles y 272 metros de longitud que enlazará en la calle La Palomera. La conexión se afinará con el cambio de dirección de esta vía para que los vehículos salgan hacia el entorno de las Trinitarias o bajen hacia Príncipe de Asturias por San Juan de Sahagún, mientras que los que decidan entrar hacia el Arco de la Cárcel subirán por Monja Etheria. En ambos casos, la intervención no redundará en que se toquen las bandas de aparcamiento de las vías afectadas, en las que quedará un carril de circulación y otro para estacionamientos.

El diseño se ajusta al planteamiento de «calmado del tráfico», como citó el primer edil, quien justificó que contar con dos carriles en cada dirección supondría sobrecargar el entorno del Espolón, en lugar de contribuir a una mejor movilidad en la zona norte de la capital leonesa. Este concepto se acompaña con la ejecución de un pequeño tramo de carril bici que permitirá conectar el casco histórico de la ciudad, cuya limitación a 10 kilómetros por hora no hace necesaria una ciclovía específica, con el tramo que va desde el Arco de la Cárcel hasta el campus universitario de Vegazana, uno de los más cuestionados por los usuarios debido a su elevado tránsito y peligrosidad.


La calle La Palomera cambiará de sentido de circulación con la reordenación. MARCIANO PÉREZ

INTERACTIVO | La Ronda Interior estará lista al comienzo de 2023, tras más de 40 años...