martes 1/12/20
La fiesta de todos

San Froilán, el emblema del León de siempre

El folclore leonés brilló ayer con los carros engalanados y los pendones ante la atenta mirada de las miles de personas que llenaron la ciudad.

A. Calvo

Todo León, desde la comarca del Bierzo a la montaña, pasando por las diferentes riberas, el páramo o tierra de Campos, la Cepeda o Coyanza. Los pendones y los carros engalanados demostraron otra vez que San Froilán es la verdadera fiesta de León. El entorno de la Catedral volvió a ser la confluencia de todos los actos en los que la tradición y el folclore emanaba por los siete costados. Unos se preguntaban a otros y los turistas no dejaban de asombrarse y poner la oreja para intentar averiguar qué eran esas extensas telas ondeando al viento, por qué los rústicos carros de los pueblos se habían vestido elegantemente para ir a la ciudad y por qué cien doncellas medievales se iban colando entre los cientos de personas que se agolparon en la plaza de Regla. «Esta es la fiesta de León, la verdadera fiesta de León», espetó un leonés sin más para responder todas las cuestiones a un preguntón.

Y así fue, los leoneses de todos los puntos también se echaron a la calle en una jornada en la que el sol también quiso salir para San Froilán. Fue tal la gente que se concentró en la capital leonesa que era imposible encontrar una mesa para comer sin reserva previa y, es más, algunos restaurantes sirvieron tantos platos que, finalmente, se quedaron sin productos para seguir cocinando.

Los primeros en llegar a la plaza de Regla, donde los leoneses esperaban pacientemente desde que Las Cantaderas entraran en la Catedral, fueron los pendones. Este año, fueron cerca de 290 pendones y pendonetas los que ondearon al viento mientras eran bailados firmemente por los grupos de 185 localidades de la provincia de León, a los que en esta ocasión se les sumaron otros cuatro procedentes de Palencia. Durante todo el recorrido por la ciudad, desde la plaza de San Marcos a Santo Domingo para embocar por la Calle Ancha y llegar a la Catedral, los grupos pusieron con sus chiflas, dulzainas y tamboriles música a esta cita a la que, cada vez más, se suman niños perfectamente ataviados con el de su agrupación y pujando sus pequeñas enseñas, lo que provoca los aplausos fervorosos de los que se van concentrado en las aceras para verles pasar.

Este año, el premio a la mejor exhibición y manejo de pendones que entrega el Ayuntamiento de León se los llevó la agrupación de Trobajo del Cerecedo, mientras que el pendón de Armellada se alzó con el reconocimiento a la mejor agrupación de acompañamiento. De hecho, el jurado destacó tras el desfile, «la importante participación de niños y jóvenes portando pequeños pendones, así como la mejoría en la calidad del acompañamiento».

El recorrido de los pendones concluían en las verjas de la Catedral. Los enseñas leonesas poco a poco fueron llenando de color el hierro que envuelve a la Pulchra mientras descansaban las varas y sus portadores tomaban un descanso para disfrutar de la fiesta de San Froilán.

Después llegaron los carros engalanados. El tributo del campo que se pone sus mejores sus mejores trajes para rememorar la antigua tradición de subir en romería a La Virgen del Camino. Carros con bueyes y caballos, con botijos y aperos colgando y también con niños, muchos niños, participando en esta vistosa tradición que concluye en la plaza del Grano, como cada año. En total, 39 carros procedentes de todos los puntos de la provincia fueron recorriendo el casco antiguo tras salir de la carretera de los Cubos, donde antes de arrancar ya habían sido fotografiados y admirados.

Los 600 euros del primer premio para los carros engalanados fue para la Asociación Cultural Guirrios y Madamas de Llamas de la Ribera, tirado por bueyes. En segundo lugar quedó la Asociación Cultural Surcos del Órbigo, de Hospital de Órbigo, y el tercer puesto se lo llevó la Asociación Cultural de Grupos de Coros y Danzas Hilandón de Alija del Infantado. Todos ellos en la categoría de vacuno. El primer carro tirado por caballos que logró un premio fue la Asociación Carro Típico Leonés, de Villapadierna, que se hizo con los 210 euros de la sexta posición y el primero de burro fue para Virgilio Rey Moratiel, de Villimer. Así hasta quince galardones y premios a la mejor pareja de vacas, de bueyes, caballos y burro.

San Froilán, el emblema del León de siempre