lunes 19/10/20
Fin de la primera fase

San Marcos da un salto de medio siglo

Diario de León entra en el remozado Parador, que mantiene como plazo de apertura diciembre; el espectacular mural de Lucio Muñoz otea el nuevo claustro en una atmósfera ecléctica que resalta la parte histórica del edificio
El mural de Lucio Muñoz —en una imagen esférica— se ha elevado hasta los 16 metros en el nuevo claustro del Parador. RAMIRO

El mural de Lucio Muñoz, una de las referencias artísticas del Parador de San Marcos (12,5 por 12,5 metros) ha sido cuidadosamente desmontada y restaurada. Ahora luce con todo su esplendor en el segundo claustro y a gran altura, de modo que se mejora su visualización. La pieza es solo uno de los muchos elementos que ya forman parte del nuevo parador.

El remozado edificio, convertido en hotel en 1965, comienza ya a tomar forma. Diario de León entraba ayer por primera vez en las entrañas de esta histórica arquitectura cuya apertura se mantiene para el primer puente de diciembre.

Parades históricas en los pasillos de las habitaciones. RAMIRO

La parte noble del antiguo Parador ha sido ejecutada acorde al proyecto que en su momento definió el Gobierno del PP y la actual dirección de Paradores se ha encargado de encauzar su propio proyecto de decoración y culminará también el artístico. El resultado de esta obra que se ha hecho esperar más de 30 meses es un edificio con estética ecléctica que permitirá destacar las obras de arte y los ornamentos históricos de San Marcos. Espacios diáfanos que ganan claridad en el interior del edificio, habitaciones de gran lujo y la reubicación de algunos servicios, como la recepción derivada a la zona de la antigua cafetería, son algunos de los nuevos ángulos que aporta esta intervención. Falta ejecutar el plan artístico encargado por Paradores a un equipo de alto nivel integrado por expertos de todo el país y en el que se ha incluido al director del Musac.

La obra de San Marcos fue entregada por la adjudicataria el pasado día 9 con carácter provisional hasta que se culminen todos los detalles, aunque el avance de los trabajos en las últimas semanas ya deja ver el nuevo San Marcos. A partir de ahora, la dirección de Paradores que encabeza Óscar López tendrá que decidir qué se hace con la segunda fase del emblemático edificio para evitar que se quede con el medio centenar de habitaciones con el que abrirá inicialmente y la consiguiente solución a la plantilla que espera con ansia la reapertura de las instalaciones. Falta colocar, entre otras, 32 piezas de Vela Zanetti hasta ahora expuestas en la Fundación. El artesonado mudéjar de madera (XVI) luce también espectacular tras su recuperación como recibidor.

San Marcos da un salto de medio siglo