viernes 27/11/20
Estudio Marry finaliza la tarea

Vídeo | San Marcos no necesita oro para que todo reluzca

La decoración del remozado Parador de León recupera hasta 600 piezas del anterior mobiliario, con funciones también renovadas como las antiguas puertas que se convierten ahora en cabeceros de las camas

Hasta 600 piezas del anterior mobiliario reconvertidas para dotarlas de una segunda vida. Puertas que pasan a ser ahora cabeceros de las camas, en un ingenioso giro de decoración. Equilibrio entre la vanguardia y la tradición. Y la impronta del legado de Lucio Muñoz, siempre presente. La nueva decoración del Hostal de San Marcos lleva la firma del estudio Merry, con un delicado contraste entre lo histórico y lo contemporáneo. La joya de Paradores en León se estrena el 3 de diciembre.

Alfonso Merry del Val está orgulloso de poder trabajar «en un edificio como éste. El Hostal de San Marcos es tan potente que la decoración no se debe notar, como cuando se restaura un cuadro». La nueva decoración interior del Parador tiene como objetivo «respetar y mantener la historia de San Marcos».

El estudio Merry ha planteado un diseño «que integra calidad y bienestar y realza la historia, el arte y la artesanía españolas para que tanto clientes como visitantes vivan una experiencia única». Al mismo tiempo, mantiene «el espíritu innovador de Paradores en un delicado contraste entre lo histórico y lo contemporáneo». Merry del Val recalca que se ha mantenido «la estética austera y sostenible» con la que «siempre trabajamos en Paradores. Creo que el equilibrio entre vanguardia y tradición es bueno. Una evolución del estilo Paradores».

Dos conceptos priman en la nueva filosofía del Hostal: el confort y el lujo español. «Un hotel de cinco estrellas significa servicio, confort, bienestar y una experiencia única» que Paradores vincula siempre «a un juego entre lo histórico y lo contemporáneo, con un lenguaje propio que habla de España, su cultura, su arte, su artesanía, y su carácter acogedor a la medida de las exigencias de los clientes».

Merry apuesta por «el lujo de la sencillez sin estridencias y la calidad de los materiales a través de diseños de origen español, respetuosos con el medio ambiente y que ponen en valor el buen hacer y la innovación de proveedores españoles con el objetivo de reforzar el vínculo entre Marca España y Paradores».


La impresionante obra de Lucio Muñoz en la techumbre de la sala central es uno de los referentes de San Marcos, que dota de una nueva visión a algunas de sus estancias y abre panorámicas diferentes a las galerías. RAMIRO


Fotos: RAMIRO

Se trata de crear «un proyecto que conecte con la ciudad de León, que es quien más lo va a disfrutar», destaca Merry del Val, que remarca que se han recuperado más de 600 piezas del antiguo Parador. Un ejemplo son unas antiguas puertas que se han reutilizado como cabeceros en las nuevas habitaciones.

El decorador ha trabajado con artesanos y con empresas leonesas. Los plaids de las camas son mantas artesanales de Val de San Lorenzo, el mueble platero del comedor de desayunos está compuesto por piezas de barro de Jiménez de Jamuz en La Bañeza y la floristera de León María José Ijar se ocupa de los arreglos florales.

La paleta de color elegida para las habitaciones es más neutra que en el resto de las estancias pero para las zonas comunes se ha optado por los tonos azules. El diseño de las alfombras es obra de Paul Heredia.

A criterio de Marry, la terraza deberá seguir siendo un punto icónico de las instalaciones del Hostal de San Marcos. Para alinear su cromatismo con la arboleda y la orilla del río, se ha decorado en tonos verdes, de modo que se establezca un paralelismo entre el aspecto del fondo y del primer plano.


Las habitaciones mezclan el aspecto sobrio de las estancias con el vanguardista de los baños, que lucen como se aprecia en las imágenes. Los cabeceros de algunas camas están confeccionados con las puertas de las antiguas habitaciones, dotadas de nuevo uso. PARADORES

La iluminación se fija en el atrio como escenario fundamental para unificar los puntos de luz. El Hostal de San Marcos «es arte en sí mismo» y, por ello, la iluminación es clave para vivir su monumentalidad en el interior y es necesario crear una escenografía contemporánea acertada que permita apreciar los ele mentos arquitectónicos históricos. En el caso del nuevo atrio, donde destaca el techo de Lucio Muñoz como elemento artístico principal, «el resto de los elementos no debe competir y por eso se integran con sencillez y calidez, con el fin de captar la primera mirada siempre va hacia arriba en un espacio de dimensión espectacular».

La decoración tiene otro vínculo con la obra artística contemporánea que cuelga de las paredes del Hostal de San Marcos. «Lucio Muñoz nos ha marcado mucho. Hemos podido reeditar una tela de los años 50 de Arcadio Blasco, coetáneo de Muñoz y el resto de artistas contemporáneos que encontramos en San Marcos». La tela, de Gastón y Daniela, se podrá encontrar en las cortinas del comedor de desayunos y, según Merry del Val, «va a tener un protagonismo muy importante».

Un nuevo espacio recuperado acogerá en la nueva versión de San Marcos la cafetería del Parador y, sobre él, colgado a gran altura, se podrá contemplar en todo su esplendor el espectacular techo de Lucio Muñoz, que ha sido restaurado. El Parador contaba con esta obra en uno de los salones y a la que ahora se le ha querido dar protagonismo como coronación de este edificio, después de una intervención realizada con total respeto al edificio histórico, con cuidado y siempre con actuaciones que no tocan los parámetros originales.

Vídeo | San Marcos no necesita oro para que todo reluzca