domingo 17/10/21
El asesinato de Salamanca que salpicó a León

No hay santoral para tanto nombre

Escoltan desde Villahierro a ‘La Titi’ y ‘El Goyo’, los padres de ‘El Chispi’ que fue asesinado en El Tormes por un ajuste de cuentas tras el crimen de ‘La Amparo’, en el que implican a ‘El Rafi’
La Policía Nacional investiga la escena del crimen el día de los hechos. J.M. GARCÍA

‘La Titi’ y ‘El Goyo’, dos reclusos del Centro Penitenciario Provincial de Villahierro que se encuentran en prisión preventiva como sospechosos de haber participado en el crimen de ‘La Amparo’ en marzo de 2017 en Salamanca, abandonaron el viernes por unas horas la penitenciaría leonesa para asistir al entierro de ‘El Chispi’, su hijo abatido a tiros en la capital charra. La mujer y su marido recibieron permiso para acudir al sepelio de su hijo, después de que se adoptaran las medidas de seguridad necesarias. La víspera del entierro se produjeron incidentes en el cementerio salmantino, ante las amenazas que sufrieron familiares del fallecido y la denuncia de que varias tumbas de la familia habían sido profanadas, circunstancia que obligó a personarse en el lugar a la Policía Local.

Los dos reclusos permanecen en Villahierro, pese a que residían en Salamanca, precisamente para evitar que pudieran producirse incidentes en la prisión de Topas, dado que al parecer pertenecen a un clan especialmente conocido en la provincia charra, con imputaciones numerosas por asuntos supuestamente delictivos.

Más afectados
La Policía tiene constancia de que los hijos de 'Pepón' también están siendo amenazados estos días

La muerte de su hijo esta semana parece estar relacionada con un ajuste de cuentas. Según testigos presenciales, ‘El Chispi’, de 27 años se encontraba paseando por la calle Maestro Soler del barrio de El Tormes en Salamannca con su hija pequeña en brazos en torno a las 13.40 horas del miércoles.

Existe cierta confusión sobre cómo llegaron hasta él la persona o personas que acabaron con su vida. Por un lado se apunta a la posibilidad de que llegaran en dos coches, uno de color blanco y otro rojo. Lo cierto es que ‘El Chispi’ fue acorralado y recibió al menos nueve disparos, la mayoría en la cabeza, aunque de momento solo se han encontrado seis casquillos, según publica La Gaceta de Salamanca.

LA NIÑA EN BRAZOS

«¡Mi niña, mi niña!», gritó ‘El Chispi’ al verse acorralado por los pistoleros. J.L.A.J. volvía del centro de salud de ponerle una vacuna a su hija, de once meses, cuando los asesinos se le acercaron y comenzaron a disparar, tras lo que cayó desplomado al suelo, donde le remataron. Varios testigos llegaron a ver la cara de uno de los pistoleros. En sus manifestaciones, señalaron que uno de los autores del crimen llevaba una especie de bufanda que le cubría el rostro. Además, en su afán por acabar con su vida, señalaron, cada uno de ellos le descerrajó un tiro directo a la cabeza. Todo apunta a que el arma utilizada es una pistola aunque todavía no se ha encontrado. Tampoco se han producido detenidos, pero la Policía Nacional ha identificado a algunas personas. La hija del fallecido tuvo que ser trasladada en ambulancia al Complejo Hospitalario de Salamanca por un hematoma, aunque su estado no reviste gravedad.

La guerra entre estos dos clanes salmantinos parece estar lejos de acabar. Tras la llegada de la mujer con algunos de los allegados del fallecido a la escena del crimen se vivieron momentos de gran tensión. Testigos de lo sucedido relatan a medios locales los gritos y amenazas de muerte por lo sucedido: «Los vamos a matar, esto es la guerra». A su vez, también se narran las palabras que gritaban los autores de los disparos: «Te avisé maricona que te lo iba a hacer».

El caso está relacionado, según fuentes policiales, con el crimen de ‘La Amparo’. La mujer apareció ‘cosida’ a puñaladas, cortes y golpes en su domicilio de la calle América del barrio de Pizarrales. al ser una de las principales sospechosas, junto a ‘El Goyo’, de un crimen’ en marzo de 2017. Se trataba de un asunto relacionado con el tráfico de drogas. La investigación policial continúa abierta a la espera de nuevos resultados para el caso.

La Policía Nacional dispuso un amplio operativo policial con pequisas en zonas de Béjar donde viven primos de ‘El Chispi’, y vigilaron el lugar de residencia de varias familias y la entrada de vehículos a la ciudad.

No hay santoral para tanto nombre