sábado 26/9/20

Sebastián alerta del futuro económico tras «el final de los vientos de cola»

Margallo aboga por «fijar las fronteras» de una Europa que apueste por una unión firme.
España Duero, Vodafone y Caser patrocinaron el encuentro. RAMIRO
España Duero, Vodafone y Caser patrocinaron el encuentro. RAMIRO

maría j. muñiz | león

«España corre riesgo si no aborda el problema de la deuda, tanto pública como privada, y desde luego si no afronta el problema de la productividad, que es el reto más importante que tenemos desde hace años. Y que no se ha abordado con las reformas que ha hecho el Gobierno, porque siguen surgiendo los tics del viejo modelo de la precariedad y la temporablidad, además de una baja productividad. Esa reforma es necesaria para que el crecimiento se consolide en los próximos años». El economista Miguel Sebastián, ex ministro de Industria socialista, compartió con el ex ministro de Asuntos Exteriores del PP José Manuel García Margallo el foro empresrial ‘Diálogos para el Desarrollo’, patrocinado por España Duero, Caser Seguros y Vodafone, que se celebró ayer en el Parador San Marcos.

Sebastián analizó ante un grupo de empresarios leoneses las perspectivas económicas a nivel global, frente a las que se muestra «optimista»; pero también el entorno al que se enfrenta España ante cambios «que se van a producir ya desde este mismo año». Cambios como el incremento de los tipos de interés, la evolución del precio del petróleo y sobre todo la política monetaria del Banco Central Europeo. «Es el fin de los vientos de cola que han estado apoyando a la economía española, y que claramente se están agotando».

Por su parte García Margallo analizó los retos a los que se enfrenta la Unión Europea, desde el «distanciamiento, que provoca el déficit democrático y que a los burócratas de Bruselas se les vea lejanos»; hasta las diferencias en el grado de integración que pretenden los distintos países.

«Para resolver estas cuestiones no hay más remedio que dar un paso hacia adelante, estamos en un momento histórico en el que estancarse es retroceder».

Por ello el ex ministro de Exteriores abogó por «fijar las fronteras europeas, que no haya ninguna ampliación más mientras no pongamos la casa en orden». Además, destacó la necesidad de reconocer que hay «varias Europas, y distintas velocidades: un núcleo federal que comparte la misma moneda, que tenga relaciones confederales con países que no comparten el euro y un círculo de vecindad plus para resolver problemas como el de Gran Bretaña y Turquía, el eterno candidato; y quizá probablemente el de Rusia».

Sebastián alerta del futuro económico tras «el final de los vientos de cola»