martes 02.06.2020

Segunda negativa de Paradores a asumir costes de plantilla en León

Los 81 trabajadores de San Marcos no cobrarán una prima hasta que la red abra sus establecimientos
Visión trasera del San Marcos histórico, cuyas obras debían estar entregadas el 30 de abril. RAMIRO
Visión trasera del San Marcos histórico, cuyas obras debían estar entregadas el 30 de abril. RAMIRO

Segundo encuentro sin acuerdo. Representantes de los trabajadores del Hostal de San Marcos mantuvieron ayer una reunión—la segunda desde el pasado día 27— con miembros del departamento de Recursos Humanos de Paradores para abordar su futuro durante el cierre de toda la red de establecimientos que les impide, como al resto de empleados de la sociedad, cobrar la prima de producción. El encuentro finalizó sin acuerdo y con las posturas cada vez más enconadas, según confirmaron por ambas partes, puesto que las reclamaciones de la plantilla leonesa, integrada por 81 personas, son irrenunciables y cada vez más.

La postura de Paradores al concluir este encuentro fue la de lamentar que los trabajadores de León «no tienen en cuenta» la situación de cierre de todos los establecimientos hoteleros del país por las decisiones de las autoridades sanitarias y la interrupción de los viajes nacionales e internacionales. «Por ello, la empresa no ha podido aceptar».El desacuerdo principal es acerca del cobro de la prima de producción. Los representantes de los trabajadores de León exigen que continúen aplicándose los acuerdos firmados en 2018 y actualizados en febrero de 2020. Por el contrario, Paradores recuerda la situación excepcional que vive todo el país que ha obligado a cerrar todos los establecimientos y mantiene sin ingresos a la compañía.

La eliminación de esta prima de producción supone entre el 22% y el 32% de sus ingresos. Hay algún caso en el que la reducción es de hasta el 41%. La media es, por tanto, del 32% del salario. En León, la prima de producción que pierden de media desde este mes es de 802 euros, una de las más altas del país. Con un Erte que no da más de sí, con las vacaciones de este año agotadas, la situación de los empleados de San Marcos se presenta «como un verdadero drama», claman desde la plantilla. Los representantes de los trabajadores de León, que llevan sin trabajo desde el cierre del establecimiento en diciembre de 2017, reclaman también que se convoque a la actividad y se dé de alta a los fijos discontinuos, una reclamación descartada por Paradores porque no hay actividad alguna en la compañía. «Es una respuesta idéntica para todos los fijos discontinuos de la red de Paradores», subrayan desde la sociedad.

Otra de las reclamaciones realizadas por parte de los representantes de los trabajadores de León es la disminución de la jornada laboral de los trabajadores del Hostal de San Marcos a 37 horas semanales. La respuesta de la empresa también ha sido negativa amparándose en la Disposición Adicional 144 de la Ley 6/2018, de 3 de julio, de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 que establece las 37,5 horas semanales como la jornada promedio para todo el sector público. «La dirección de Paradores ha estado y está permanentemente abierta al diálogo, pero no puede establecer para León condiciones que no tengan en cuenta la situación real de la red de en el contexto de cierre de toda la actividad hotelera, del turismo y de los viajes. Toda la plantilla de Paradores está haciendo un gran esfuerzo en estos momentos tan difíciles para todos a causa de una pandemia que mantiene los establecimientos cerrados y los ingresos reducidos a cero». Ante esta situación, el temor de la plantilla hace sospechar «malas noticias» para la segunda fase.

Segunda negativa de Paradores a asumir costes de plantilla en León