martes. 28.06.2022
                      RAMIRO
RAMIRO

Con el prisma de que la Semana Santa «es sin duda la celebración más importante de León» y que logró sacar en su última edición y tras dos años de pandemia a más de 7.000 papones que pujaron un centenar de pasos en 46 actos por las calles leonesas, acompañados de más de 1.000 papones de acera, manolas, personas ofrecidas con velas y componentes musicales, el presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades, Manuel Ángel Fernández, desgranó la historia de esta tradición que arranca documentalmente el 29 de marzo de 1521, según dijo.

Un dato que se obtiene de una trifulca junto a la Catedral que afectó a un cortejo penitencial que «podría ser de la Vera Cruz, que venía realizando desde 1513».Las tres negras, Angustias, Dulces Nombre y Minerva, fueron la tres principales cofradías durante años. Según su relato, en el siglo XVII se procesionaba con una imaginería de la que «ha llegado a nuestros días El Expolio y Nuestro Señor Jesús Nazareno».

También recordó, según sus datos, que en la concordia de 1830 se «materializa la alternancia de Angustias los años pares y Minerva los impares en la procesión del santo entierro».

Fernández remarcó como característica de la Semana Santa leonesa que los pasos se pujan a hombros y que el acto del Encuentro data de 1826, con referencias incluso en al poesía de Gustavo Adolfo Bécker.

La entrada en el siglo XX no fue fácil para las tres cofradías que, a su juicio, sufrieron avatares hasta «el final de la contienda». En 1945 con El Descendimiento se produjo «la entrada de Víctor de los Ríos en la imaginería leonesa», un maestro que portó ocho pasos, entre ellos la Sagrada Cena y La Resurrección.

Poco después se suman nuevas penitenciales, Santa Marta, Jesús Divino Obrero, Las Siete palabras y el Perdón. «En los ochenta una nueva generación cofrade dibuja un nuevo escenario, con entrada de la primera banda de música en 1988 y la creación de un universo de música cofrade más allá de las cornetas y el tambor». En 1991 irrumpen la Redención y María del Dulce Nombre, entre otras y se producen «cambios constantes desde final del siglo XX y principios del XXI» hasta llegar al centenar de pasos que desfilan en más de treinta actos. Destacó que los actos culturales muestran «la buena salud» de la semana santa actual, que posee «sólidos cimientos».

Como retos señaló la puesta en marcha del Museo de Semana Santa tras setenta años de espera y la celebración del 33 encuentro nacional de cofradías que se prepara para el próximo mes de septiembre con una «macroprocesión que mostrará lo mejor de nuestra imaginería». Se trata de un foro semananasantero que centrará en la capital leonesa la actividad cofrade de todo el país.

«La Semana Santa es sin duda la celebración más importante de León»