sábado 26/9/20
TURISMO: MOTOR ECONÓMICO

La Semana Santa y el puente de mayo reactivan el sector hotelero tras un invierno «muy malo»

Un 80% de las plazas de la capital leonesa ya están reservadas para los sábados de aquí al verano y los establecimientos ya cuelgan el cartel de completo para los días de Pasión.
La Semana Santa y el puente de mayo reactivan el sector hotelero tras un invierno «muy malo»

A. Calvo | León

La llegada del bueno tiempo y de la primavera da alas al sector hostelero que afronta la nueva estación con optimismo y con el 80% de las plazas reservadas en los hoteles de la capital para los sábados de aquí a que llegue el verano. La primera fecha clave es la Semana Santa, a menos de un mes, a la que se añaden los puentes del 23 de abril y del 1 de mayo. El turismo rural también encara esta temporada con ánimo, con el 65% de las plazas reservadas. «La primavera es una buena época, los días son largos y la climatología es buena», argumenta el secretario de la Asociación Leonesa de Turismo Rural (Aletur), Jesús del Río.

La Semana Santa se vuelve a posicionar como una de las épocas clave para el sector hostelero leonés, sobre todo en la capital, donde las procesiones se convierten en un reclamo para los turistas, que aprovechan el viaje para profundizar también en la gastronomía de la zona. Los hoteles leoneses ya cuentan con reservas al 95% y las casas y hoteles de turismo rural ya cuelgan el cartel de completo. «Es una época muy buena, si la meteorología acompaña se genera mucha actividad, pero no podemos atenernos sólo a una semana», explica el presidente de la Asociación Provincial de Hosteleros de León, Martín Méndez, quien remarca que los bares y restaurantes contratarán extras para esta campaña, pero que «será por poco tiempo. Son cuatro días muy concentrados que mejorarán los ingresos tras un invierno que ha sido muy malo».

Las estaciones de esquí continúan abiertas, con lo que también suponen un reclamo para el turismo rural y una oferta más para completar los días de vacaciones en Semana Santa ya que este año el fin de temporada está fijado para el 28 de abril. De momento, San Isidro aún tiene abiertos 20 kilómetros y Leitariegos cerca de 2,5. «La gente cada vez ajusta más y si antes se reservaban cuatro noches, ahora buscan que sean tres para intentar economizar un poco la salida», concretan desde la asociación de turismo rural.

Frente a las buenas previsiones de los días de Pascua, los hosteleros no ven tan claro el puente del 23 de abril. «Este año será aún peor que el año pasado, porque la gente gastará en Semana Santa y el puente cae justo después de los cuatro días de fiesta», señala el presidente de los hosteleros provinciales, quien considera que el puente del 1 de mayo se encuentra en la misma situación. «Es un festivo sin más, un miércoles, al no estar próximo al fin de semana y la Semana Santa aún estará muy reciente», añade. Sin embargo, las esperanzas están puestas en los madrileños, donde el 2 de mayo celebran el día de su comunidad, con lo que si suman el viernes tendrían cinco días festivos. «La gente en Madrid coge el AVE y están en León en tan sólo dos horas, por las fechas este puente también suele ser bueno», añade Martín Méndez.

El turismo rural hace un análisis diferente. Aunque Del Río considera que hay «buenas expectativas», también valora que si los madrileños, que suelen ser unos de los que más escogen la provincia de León, suman cinco días «aprovecharán para hacer un viaje corto fuera». Los hosteleros inciden en que hasta el verano, el turismo rural «vive de los fines de semana, de momento hay buenos índices de ocupación, pero aquí se vive día a día y tras Semana Santa tocará ver qué pasa con el puente de mayo».

León cuenta actualmente con 254 alojamientos repartidos por toda la provincia que ofrecen, según los últimos datos del INE, 5.412 habitaciones. A mayores hay medio millar de casas de turismo rural y un centenar de hoteles rurales repartidos por los diferentes municipios. El turista que escoge los alojamientos leoneses es principalmente familiar, en el caso del turismo rural o de grupos de amigos que aprovechan las posibilidades que ofrecen las viviendas para reunirse, como explica Jesús del Río. En la capital leonesa, también hay mucho turista de familia, incluida en la fecha clave de Semana Santa, a los que se suman los jóvenes en grupo y los extranjeros, aunque en estas épocas prefieren otros destinos.

«Está por ver si la Capital Española de la Gastronomía repercute», avanza Méndez, quien remarca que el año pasado cayeron las pernoctaciones en la ciudad, aunque matiza que la meteorología no ayudó. «Vamos a pensar que la capitalidad es una pieza de base para crecer ahora, para que se venga a comer y a León y se conozca nuestra gastronomía», precisa el presidente de los hosteleros provinciales.

La Semana Santa y el puente de mayo reactivan el sector hotelero tras un invierno «muy...