miércoles 01.04.2020
Transportes

El servicio del Avant acentúa el agravio que sufre León en la línea de alta velocidad

La prestación no se despliega hasta la capital leonesa y reserva a diario dos vagones del AVE desde Valladolid a Madrid
Una composición de 114, que mueve el Avant en la línea de alta velocidad de León, pero que no pasa de Valladolid. DL
Una composición de 114, que mueve el Avant en la línea de alta velocidad de León, pero que no pasa de Valladolid. DL

El Avant emerge como ejemplo de las dos velocidades de la línea AVE que conecta León con Madrid. Otro agravio, que acentúa las diferencias del servicio; la doble vía, o el cambio del Alvia para realizar los trayectos y aminorar las prestaciones, práctica tan repetida en los últimos tres meses. Un usuario de León no puede acceder a la opción que se habilita en la estación de Valladolid, que se sucede cada mañana. El AVE que parte de León a las siete y diez llega a la estación Campo Grande, en aquella ciudad castellana, con una reserva de dos vagones de clase turista, que se reconvierten de inmediato a tarifa Avant; en la práctica, 84 plazas por las que los viajeros deben desembolsar un precio de 31,10 euros, mientras que la tarifa asignada al volumen de la alta velocidad alcanza los 37,80 euros. Esa gracia se aplica con independencia de si se manejan bonos de promoción interna que maneja la compañía ferroviaria, paquetes de diez o treinta trayectos, en un elemento a tener en cuanta para la rebaja de la tarifa habitual del billete.

Esa indulgencia no alcanza a los usuarios leoneses, que se ven doblemente agraviados por el despliegue del Avant en la línea de alta velocidad del norte, que se queda a mitad de recorrido en el trazado a León.

Los usuarios de León, también los de Palencia, son los grandes damnificados por el criterio que ha impuesto la compañía pública ferroviaria para desplegar el servicio Avant en la vía que ha puesto a la capital leonesa en el mapa teórico de la alta velocidad ferroviaria española desde el año 2015. La cuentas ofrecen un resultado sonrojante para el equilibrio territorial; a los pasajeros leoneses les costarían las tarifas del Avant, de media, 49,40 euros frente a los 55,80 que fijan la tarifa del trayecto entre la capital leonesa y Chamartín. En Palencia, esa rebaja de más se seis euros lineales por viajes que se pueden aplicar en León entre AVE y Avant, sería algo inferior a los cuatro euros. Tampoco se aplica en esta tabla de descuentos el equivalente a la bonificación de paquetes de 10 y 20 trayectos, que permite el servicio Avant.

Dos velocidades

El primer AVE del día que parte de León reserva dos coches de turista con tarifa Avant en Valladolid

Después de desplegar el servicio Avant entre Madrid y Valladolid, ni la compañía ferroviaria pública ni el Gobierno de España han acertado a explicar las razones por las que las circulaciones de las composiciones de las que tiran los modelos 114 alcanzan exclusivamente para la mitad del trazado de la vía de alta velocidad. Por qué esos convoyes no superan la meseta y llegan hasta León, plaza ansiosa de más conexiones con la capital de España, que acostumbra a cubrir cada vez que las parrillas ferroviarias hacen posible la oferta. No hay criterio marcado para definir a dónde alcanza el Avant del que Renfe priva a León; pero se suponen pautas variadas. Hace menos de una semana, el ministro de Transportes presumió en las redes sociales del despliegue del servicio Avant entre Málaga y Granada, que amplía en veintiséis conexiones diarias los enlaces entre estas dos capitales andaluzas. El Avant es otro método habitual para el transporte de viajeros en el sur de la península, pero no amplía su capacidad de capilaridad hacia el noroeste. La línea de alta velocidad a León dispone de una horquilla horaria amplia para disponer de un recorrido pendular de este modelo, eficaz por la rapidez y asequible, por el precio.

Menos coste

Las tarifas Avant permitirán ahorrar a los usuarios leoneses 6 euros por trayecto a Madrid

La aportación más próxima a León se puede observar en la estación de Valladolid, también beneficiada por esta deferencia de Renfe, a primera hora de la mañana. La estación de esa ciudad castellana es alboroto de usuarios en los andenes en busca de estos trenes, que desplazan a en seis unidades, con material 114 y en doble composición a medio millar de pasajeros a bordo. Valladolid-Madrid en Avant es un hervidero de usuarios. León-Madrid no, porque el Avant no cruza la línea del Pisuerga.

La fórmula de los 114 como dinamización de las horquillas desocupadas de la alta velocidad, y más en la línea del norte que acerca el AVE a la capital leonesa, contribuiría a dinamizar y hacer más competitivas las conexiones ferroviarias de León con la capital de España. Este trazado, por esta soporte, se pasa la mayor parte de la jornada en claro déficit de oferta para una demanda que se entiende más amplia.

El servicio del Avant acentúa el agravio que sufre León en la línea de alta velocidad