lunes 26.08.2019

Los sindicatos exigen al menos 470 docentes para recuperar la pérdida de profesorado

La Junta de Personal Docente arremete contra la «opacidad», la «incompetencia» y la deficiente planificación de la Junta en materia educativa en la provincia.

Los siete sindicatos miembros de la Junta de Personal Docente hicieron ayer un balance del inicio del curso escolar del que destacaron «el aumento de la inestabilidad y la precariedad laboral», reclamando a la Administración autonómica la incorporación de al menos 470 docentes para cubrir las necesidades que se han ido generando en las diferentes etapas educativas como consecuencia de la política de recortes. El presidente de la Junta de Personal Docente, Javier Fernández, denunció la «opacidad» de la Administración educativa, su deficiente planificación y «la incompetencia de los responsables políticos» en relación a cuestiones como el cierre de aulas, obras como la del CRA de Los Adiles, en Villaobispo, o la supresión de plazas. A su vez, los miembros de la junta de personal calificaron de «falta de sentido común», el calendario aprobado de forma unilateral por la Junta, que lleva a los alumnos a incorporarse a clase un viernes tras las vacaciones de Navidad y que obliga a los pequeños a iniciar su etapa escolar con jornadas de cinco horas, mientras que acabarán el curso con un horario reducido.

El bilingüismo volvió a ser rechazado por los representantes sindicales quienes insistieron en que este proyecto «se ha generalizado sin una evaluación previa» y reclamaron que las inversiones para estas iniciativas estrella se destinaran a medidas ordinarias «como la bajada de ratios, más profesores, más refuerzos y más desdobles».

Entre las propuestas lanzadas por los miembros de la Junta de Personal Docente está «una fuerte inversión» para crear un gran banco de libros que tenga vigencia durante varios cursos y que permita la gratuidad de los textos para los estudiantes. Los representes de maestros y profesores de la provincia tampoco dejaron escapar la oportunidad para volver a reclamar la rescisión del contrato a Serunión, considerando un agravio comparativo que en Segovia sí se hiciera y no en León tras la aparición de larvas en el menú de cinco colegios. Así, reclamaron de nuevo una gestión pública de los comedores escolares y cocinas en los colegios. Su rechazo frontal a la Lomce y a los recortes en Educación fueron otra de las quejas.

Los sindicatos exigen al menos 470 docentes para recuperar la pérdida de profesorado