martes 07.04.2020
Mesa para el impulso de la provincia

Los sindicatos resucitan casi treinta años después otro pacto por el futuro de León

El PSOE admite que es necesaria una estrategia específica y la Junta deja la puerta abierta e invita al Gobierno

El Pacto por León resucita casi treinta años después en la provincia. La propuesta que han lanzado al tablero político la UGT y CC OO para que se constituya una mesa por el futuro de esta tierra tiene ya el aval del secretario general del PSOE en la Comunidad, Luis Tudanca, que ayer se reunió con los representantes sindicales en Valladolid. También el de la delegada del Ejecutivo central Mercedes Martín, que comprometió su respaldo un día antes.

La ronda de contactos para recabar apoyos alcanzó igualmente a la Junta, con la que los sindicatos mantuvieron un encuentro por la tarde para que forme parte de ese frente común. Asistieron, además de UGT y Comisiones Obreras, el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, el delegado de la Junta en León, Juan Martínez Majo, y la directora general de Política Económica, Rosa Cuesta.

Desde la administración autonómica confirmaron mediante un comunicado que «la Junta participará en los proyectos que representen futuro para León y las iniciativas empresariales que resulten viables, en colaboración con el resto de administraciones públicas, de acuerdo con sus competencias». Asimismo, reiteraron su voluntad de «diseñar una estrategia para la transición ecológica justa en la Comunidad, con la aportación del resto de administraciones, y facilitando esa transición en los territorios más afectados». En este sentido, dejaron la puerta abierta a su inclusión en esa mesa que exigen desde las principales organizaciones sindicales.

DL29P6F3-21-57-57-2

Los socialistas respaldan las manifestaciones del 16 de febrero

El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, acompañado por el líder de los socialistas en la provincia, Javier Alfonso Cendón, mantuvo ayer en las Cortes una reunión con los representantes sindicales para formar un frente común a favor de León. El dirigente socialista apoyó las manifestaciones convocadas para el 16 de febrero y aseguró que trasladará todas las reivindicaciones al Gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez

 

Algo más tibio fue el presidente Alfonso Fernández Mañueco, que no quiso entrar en detalles cuando le preguntaron y apuntó a Moncloa. «Es fundamental que el Gobierno de España esté presente en todas las apuestas que se hacen en todas las provincias de Castilla y León, porque todas las provincias necesitan la apuesta de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de España», resolvió. Mientras, el líder de los socialistas en la Comunidad aseguró tras la charla con UGT y CC OO que «ha llegado la hora de echar el resto». Tudanca trasladará a Pedro Sánchez, según avanzó ayer, la necesidad de tomar «medidas urgentes» para revertir, entre otras cuestiones, la despoblación, uno de los principales problemas que aparece en todos los diagnósticos, junto al desempleo o al desmantelamiento de la minería.

Coincidió con los sindicatos cuando apuntó que éste es un buen momento para unir fuerzas ante la «oportunidad» que supone la llegada de fondos para una transición energética justa y las inversiones pendientes de ambas administraciones. «León necesita una respuesta específica y adicional para aprovechar los recursos», esgrimió.

Mañueco
«Es fundamental que el Gobierno esté presente en todas las provincias de Castilla y León»

La fórmula de integrar a todos los actores en un acuerdo común no es nueva, aunque la situación de León haya empeorado de manera preocupante en las últimas tres décadas. Ya en 1991 todos los partidos políticos, los sindicatos, la patronal, la Junta e, incluso, la Universidad sellaron el Pacto por León, que nacía con el objetivo de «comprometerse, de manera unánime y sin reservas, a sumar sus esfuerzos para el despegue económico de las comarcas leonesas a través de la financiación pública y privada», recogieron las crónicas de entonces. Un objetivo que también se persigue ahora, aunque las reivindicaciones hayan cambiado en algunos aspectos.

Por aquel entonces, existía una presión social muy alta y seis meses antes de la primera reunión del Pacto por León tuvo lugar una manifestación multitudinaria que sacó a las calles de la ciudad a unos 20.000 leoneses contra la reconversión de la minería y la marginación de la provincia.

Los políticos tomaron nota de ese descontento, que desembocó en una huelga general, y el 4 de noviembre de 1991 constituyeron el denominado Pacto por León, que no tuvo demasiado recorrido, a pesar de la buena voluntad con la que lo presentaron en sociedad.

Tudanca
«Ha llegado la hora de echar el resto porque León necesita medidas urgentes»

En esas primeras reuniones fijaron las actuaciones prioritarias que requería la provincia para no quedarse atrás en su desarrollo. Hablaban de potenciar toda la red vial de León, con especial atención al eje subcantábrico, a la autovía León-Benavente y a la León-Burgos; de terminar el polígono industrial de Onzonilla, de desbloquear Eras de Renueva, de agilizar los regadíos de Riaño o de ampliar el campus universitario. También plantearon en la Mesa la creación de una central térmica en El Bierzo y exigieron una partida presupuestaria para dotar de infraestructuras a las cuencas mineras, que se asomaban a la reconversión del sector.

Ahora, han sido los sindicatos los que han recuperado ese acuerdo integral para acabar con los desequilibrios territoriales que arrinconan desde hace tiempo a León. Basta decir que en 1991 el padrón de la provincia superaba los 520.000 habitantes, frente a los 460.000 actuales. «Ninguno de los dos gobiernos tiene escapatoria», declaró el dirigente autonómico de CC OO, Vicente Andrés, que apuesta por «armonizar todos los fondos» porque —según trasladó— «ahora sí es el momento de ponerse manos a la obra».

Plazos
Los sindicatos quieren que la mesa por el futuro de León se constituya en quince días

Desde los sindicatos pretenden que la mesa por el futuro de León se constituya en la primera quincena del mes de febrero, antes del día 16, cuando están previstas tres manifestaciones simultáneas —León, Ponferrada y Villablino— para reclamar a los Ejecutivos implicados que paguen la «deuda histórica» que existe con León. «Es necesaria una intervención urgente porque presenta un retroceso y una caída en picado», defendió.

El dirigente de Comisiones Obreras recordó ayer que en la provincia leonesa confluyen «tres crisis», puesto que —argumentó— a la social y económica se ha unido la provocada por el cierre de la minería.

Diez razones, un plan
 

En este sentido, Luis Tudanca abrazó ese mismo diagnóstico y reconoció que las medidas tomadas hasta ahora «no han sido suficientes» para revertir esta situación. Aludió al respecto al Plan del Oeste que puso en marcha Zapatero, pero también a la reindustrialización que pactaron en la anterior legislatura los agentes sociales y la Junta. «No es la primera vez que se ponen en marcha estos mecanismos», señaló.

Entiende Tudanca que deben implicarse de forma activa tanto el Ejecutivo autonómico como el central para trabajar «codo con codo» por el desarrollo de una provincia que «tanto lo necesita». De momento, la delegada del Gobierno ha mostrado su sensibilidad, al igual que la Junta, aunque habrá que esperar hasta las primeras semanas de febrero para ver quién se sienta en esa mesa que han alumbrado los sindicatos. Y si las administraciones afectadas incluyen en sus presupuestos un plan de rescate para León.

Información elaborada por: Sergio C. Anuncibay, Luis Urdiales, Marco Romero y Álvaro Caballero.

 

Los sindicatos resucitan casi treinta años después otro pacto por el futuro de León