lunes. 08.08.2022

lucía palacios | madrid

El mercado laboral está mostrando síntomas de fortaleza, algo que cobra especial importancia en el momento actual, en el que comienza a hablarse de una nueva recesión a nivel mundial y cuando ya hay indicios de una cierta desaceleración de la economía. Sin embargo, el empleo sigue creciendo con dinamismo, más de lo que lo hace el PIB, y abril así lo ha confirmado: 186.785 nuevos cotizantes a la Seguridad Social, una cifra que solo se superó en 2017, cuando el sistema ganó algo más de 212.000 cotizantes, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Empleo. Se trata, por tanto, del segundo mejor abril de toda la serie histórica.

Sin duda la Semana Santa ha tenido mucho que ver en este empuje, puesto que este año la época vacacional se retrasó hasta abril (el año pasado fue en marzo), algo que se pone en evidencia también porque la inmensa mayoría del trabajo generado es en el sector servicios, fuertemente ligado al turismo. Pero si se se eliminan los efectos estacionales y del calendario, el número de afiliados también aumentó, en este caso en 52.192, cifra semejante a la de febrero o marzo.

De igual manera, el paro registrado se redujo en 91.518 personas, el segundo mejor dato en un mes de abril de toda la serie, lo que supone una caída interanual del 5,17%, un buen ritmo que es inferior al de los otros años, tal y como admitieron desde el Ministerio de Trabajo, aunque lo achacaron a que en la actualidad hay un mayor número de ocupados o en búsqueda activa de empleo en el mercado laboral. De esta forma, la cifra total de parados descendió hasta los 3,16 millones, el menor nivel en un mes de abril de los últimos diez años.

Síntomas de fortaleza en el mercado laboral ante la desaceleración de la economía
Comentarios