sábado 25.01.2020

Situación límite en la León-Benavente entre baches y una epidemia de ruedas reventadas

El deterioro se agrava en el firme de la plataforma derecha, a la espera de las obras adjudicadas ya hace cinco meses
Imagen tomada ayer en la León-Benavente, sobre la plataforma que está pendiente de reconstrucción. RAMIRO
Imagen tomada ayer en la León-Benavente, sobre la plataforma que está pendiente de reconstrucción. RAMIRO

La León-Benavente recupera las cotas de actualidad que alcanzó cuando su plataforma izquierda se resquebrajó, y circular en este tramo de la A-66 se convirtió en una odisea. Casi dos años después de aquel pico de deterioro, que obligó al Ministerio de Fomento y a la DGT a tomar medidas drásticas para garantizar la seguridad vial mientras se acometía la reparación, el vial vuelve a una posición límite.

La plataforma derecha supone un reto para los usuarios; para completar el trazado sin sufrir un percance, un accidente, una avería, contratiempos todos derivados del mal estado del firme, en algunos trechos salpicado de baches de gran magnitud. Los daños acumulados son directamente proporcionales al tiempo que dilata los plazos para acometer la reforma de la vía; Fomento adjudicó hace cinco meses al contrato de la reforma íntegra de la plataforma derecha, los dos carriles que reciben la circulación en sentido sur. Sin novedad en la calzada. Hasta la fecha, vehículos con las ruedas reventadas, los sistemas de suspensión destrozados u otro tipo de efectos propios de salidas de vía, debido al mal estado del firme.

La plaga de accidentes ha alcanzado tal magnitud que los propios afectados sopesan asociar su defensa ante el Estado, y presentar una demanda conjunta, según reveló en fechas pasadas La Nueva España, con el fin de lograr una indemnización por los daños previstos. Esta iniciativa corre a cuenta de un grupo de automovilistas asturianos, usuarios habituales también del vial, esencial en las conexiones norte-centro, y que comparten con los leoneses los efectos y la adversidad por el mal estado del firme de la autovía.

Es nutrido el número de bufetes de abogados que se han mostrado dispuestos a promover un pleito por el interés de los afectados víctimas de accidentes y percances sobre el bache que define el asfalto en su extensión.

Primer reemplazo

La León-Benavente completó durante el pasado verano el primer plazo de reforma previsto, que supuso levantar y recomponer todo el asiento en los 53 kilómetros de tramo de autovía que discurren por la provincia de León, en su plataforma izquierda, en el sentido decreciente, entre los puntos kilométricos 143 y el 196, en el límite de provincia con Zamora.

Fue un proceso largo, en el que se entrampó un cambio de gobierno, dos licitaciones y un periodo de inacción con las obras detenidas tras avanzar poco más de siete kilómetros en un paréntesis de poco más de tres m,eses.

Desde la primavera de 2109, se agilizó la resolución del problema. Hasta despejar de grietas todo el trazado de la plataforma izquierda, restablecer los límites de velocidad máxima en 120 kilómetros por hora, que fueron aminorados en 2018 con el fin de atenuar el peligro para los usuarios.

La solución de la mitad del problema se celebró como un reestreno de la León-Benavente; pero no se detuvo el reloj para la segunda plataforma, que ya presenta un tacto tan crispado coma aquel del tramo parejo que obligó reconstruir la autovía. Desde el mes de septiembre, la obra tiene destinatario; la empresa gallega Misturas, ganadora del contrato entre más de medio centenar de aspirantes, acometerá la reforma por casi seis millones y medio de euros, según decidió el Ministerio de Fomento cuando se resolvió el proceso de licitación. Se cumplen cinco meses de aquella efeméride administrativa; pero las obras no han llegado al asfalto.

Con el invierno leonés en plena ebullición, es probable que en los dos próximos meses se añadan a este tiempo de descuento para los usuarios, que sufren a diario la situación crítica por el estado de la autovía cuando se trata de circular en sentido sur, en una estructura que resultan ser dos; para el tráfico que circula por el vial en sentido sur, se ha convertido en la autovía de las ruedas rotas.

Situación límite en la León-Benavente entre baches y una epidemia de ruedas reventadas