miércoles. 30.11.2022
Ficciones con tinte de realidad

Vídeo | «¡Socorro, que me muero mucho!»

Un simulacro en el Palacio de Exposiciones pone a prueba la coordinación de las fuerzas de seguridad y las asistencias ante una emergencia que supondría un robo con persecución incluida
Las fuerzas de seguridad coordinan sus intervenciones en un gran simulacro

Unos atracadores roban en una casa de una zona deprimida de la ciudad. Las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado y la Policía Local acuden al reclamo de las llamadas de los vecinos, que han presenciado cómo ha sucedido el robo al lado de sus viviendas.

Los delincuentes salen huyendo y se produce una espectacular persecución por toda la ciudad, que termina cuando el vehículo de los ladrones se estrella contra una de las terrazas de un bar, donde decenas de clientes salen despedidos por la violencia del impacto.

Se producen momentos de mucha tensión, heridas graves… y situaciones de humor. «¡Ayuda, socorro, auxilio que me estoy muriendo mucho!». Y el tema da una vuelta más de tuerca cuando aparecen los bomberos: «¡Yo quiero un bombero, yo quiero un bombero! «. Uno de los oficiales de la Policía Nacional resuelve al instante: «¿Cómo lo quieres, rubio o moreno?»

Momentos de humor

«¡Un bombero, un bombero!», reclamó una víctima. «¿Rubio o moreno?», le espetaron

El simulacro que anoche se celebró en el Palacio de Exposiciones, organizado en el marco del XV Congreso que la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias en Castilla y León, dejó alguna sonrisa y reflexiones serias.

El acto puso a prueba la coordinación de Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, 112, Protección Civil, Unidad Militar de Emergencias y Cuerpo de Bomberos de la capital, para deleite de un centenar de curiosos espectadores.

                      Los policías detienen a los delincuentes. RAMIRO

Los policías detienen a los delincuentes. RAMIRO

Decenas de voluntarios, profesionales de la sanidad en algunos casos, se prestaron con absoluta dedicación a la labor que se les encomendó. Disfrazados de víctimas, maquillados para la ocasión con heridas espeluznantes (llamó la atención especialmente una fractura abierta de tibia que rozó la realidad) se afanaron en la tarea.

«Se va a aplicar el Protocolo Íbero para episodios de víctimas múltiples», explicó el narrador. «Se trata de un ejercicio táctico con evidencias científicas que se aplican desde la guerra de Vietnam», explicó. «Se regalan minutos de vida».

                      El hospital de campaña de la UME, en acción. RAMIRO

El hospital de campaña de la UME, en acción. RAMIRO

En aplicación del protocolo, primero son atendidas las necesidades de seguridad para detener a los asaltantes. Luego los bomberos realizan un espectacular ejercicio de excarcelación que se cobra la luna posterior izquierda y el portón traseros, arrancados en un santiamén para salvar al delincuente que ha quedado atrapado. Y así transcurre el resto.

Lo que no es simulado es el atasco que registra el tráfico de Doctor Fléming a la caída de la tarde. La sección de Tráfico de la Policía Local tiene que emplearse con ganas. Y eso no es parte del ejercicio. Todo sea por entrenar situaciones...

Vídeo | «¡Socorro, que me muero mucho!»